PP dice que la consulta es "un fetiche" para un lehendakari "fuera de juego" y que su apoyo "está contestado"

Actualizado 31/08/2007 17:08:23 CET

Barreda critica que no se aprecia en su discurso "mayor empeño" en la derrota definitiva de ETA, ni en la defensa de las libertades

BILBAO, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, afirmó hoy que "la consulta es un fetiche" para el lehendakari, Juan José Ibarretxe, a quien ve "amortizado y fuera de juego que tiene que reiterar su vieja obsesión" en esta ocasión "escurriendo el bulto" sobre si pretende celebrarla en esta legislatura y sus contenidos. Tras censurar que no ve "mayor empeño" por parte de Ibarretxe en la derrota de ETA, destacó que el apoyo de las formaciones del tripartito "está contestado".

De esta manera, el dirigente del PP vasco se refirió a las declaraciones realizadas esta mañana por Ibarretxe en las que afirmaba que cumplirá su compromiso de "dar la palabra a la sociedad vasca" y añadió que la sociedad "debe decidir" y se debe hacer la normalización política "al margen de que exista o no ETA". Asimismo, señalaba que cuenta con el apoyo "rotundo" de PNV, EA y EB.

En declaraciones a Europa Press, Barreda consideró que la primera comparecencia de Ibarretxe, tras las vacaciones de verano, ha confirmado que "tenemos un lehendakari fuera de juego, políticamente amortizado que blasona de los apoyos que no tiene".

De esta manera, indicó que "ese apoyo inequívoco de las tres formaciones" que integran el tripartito "está contestado hoy solamente con leer a Román Sodupe o viendo las polémicas de los últimos días o el enfrentamiento abierto entre Begoña Errazti y Josu Jon Imaz".

En este sentido, señaló que "queda claro" que "lo último que les preocupa a todos es la opinión de Ibarretxe" e insistió en que "tenemos un lehendakari amortizado, fuera de juego, que se reitera en viejas afirmaciones modificando cada vez los tiempos".

"Ya no se acuerda de la ausencia de violencia, ya no se acuerda de si en esta legislatura o en otras y adopta un tono cada vez más mesiánico, con 'eso de antes de acabar su vida política' y ese tipo de planteamientos que suenan simplemente a huida hacia delante", añadió.

Por ello, dijo no ver "novedad" en su discurso y censuró que el lehendakari tiene "como obsesión" el "desbordar las decisiones de los vascos, el marco jurídico que hemos aprobado los vascos, desbordarlo sin acatar las reglas que los vascos hemos aprobado para esa modificación".

Además, destacó que no se ve "mayor empeño" en Ibarretxe en "la derrota definitiva de los terroristas, en la derrota de ETA, en la defensa de las libertades". "No le he visto hacer ningún tipo de hincapie", agregó.

En cuanto a la posibilidad de que finalmente convoque la consulta, indicó que ésta se ha convertido "en un fetiche" para el lehendakari, que, según reiteró, es "un dirigente amortizado, con el que nadie cuenta, que tiene que reiterar su vieja obsesión".

De esta manera, insistió en que "no hay marco legal que permita esa consulta ni soporte jurídico para ella" y recordó que, en su comparecencia de hoy, el lehendakari "ya ha escurrido el bulto sin aclarar si la quiere convocar o no dentro de la legislatura, ni con qué contenidos, ni en qué marco".

"La única consecuencia de ese anuncio es un intensísimo debate, una auténtica trifulca interna en el tripartito, por un lado, y en el propio tripartito, por otro", concluyó.