Presidenta del Parlamento de Gipuzkoa rechaza el llamado "muro de la vergüenza" que divide en dos el Sáhara occidental

Actualizado 11/04/2009 12:23:22 CET

SAN SEBASTIAN, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Rafaela Romero, rechazó y repudió hoy la colocación de minas y artefactos explosivos en el llamado "Muro de la Vergüenza", que divide en dos el Sáhara Occidental.

La detonación de una mina ha dejado sin pierna a un joven saharaui participante de la segunda edición de la Columna de los mil, una iniciativa en la que toman parte un gran número de europeos, que reclaman con su presencia, su derribo.

En un comunicado, tras mostrar la "solidaridad" del Parlamento de Gipuzkoa, Romero destacó que "los datos asustan". "La línea trazada por este gigante de cemento la componen un total de seis muros, más de 2.500 kilómetros de longitud, cerca de 160.000 soldados marroquíes, 250 baterías de artillería, 20.000 kilómetros de alambre de espinos, millones de dólares en mantenimiento y miles de minas antipersonales", recordó.

Hasta la fecha, son cientos las víctimas que ha causado este muro a uno y otro lado. Cientos de civiles saharauis han perecido intentando atravesarlo.

"Cada metro de muro es un metro más de dique contra cualquier verdadero proceso de paz que se pueda dar en el futuro", afirmó, para exigir a la comunidad internacional que "no se quede impasible ante este horror y que otorgue prioridad como conflicto urgente de solución al problema del Sáhara".

Además, reclamó a Marruecos "avances definitivos y evidentes, verificables, en su proceso para la reforma del Estado hacia un régimen realmente democrático" y le exigió "el respeto y la protección de los derechos de todas las personas".

NO a la violencia contra las mujeres
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies