La Sala BBK de Bilbao acoge hasta el 30 de abril la muestra "Picasso grabador", a través de 70 obras

Actualizado 16/03/2011 18:24:03 CET

BILBAO, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Sala BBK de Bilbao acoge, desde este miércoles hasta el próximo 30 de abril, la muestra "Picasso grabador" que, a través de 70 obras prestadas por el Museo de Cerámicas la localidad francesa de Valluris, en la que residió, y diversos particulares, ofrece la posibilidad de conocer al artista en la etapa comprendida entre 1922 y 1971.

La muestra, producida por la Fundación de la caja vizcaína y comisariada por la especialista "exhibe ante el espectador la trayectoria de Picasso como grabador a lo largo de su carrera profesional", según la comisaria de la exposición, Martine Soria.

"Ofrece la posibilidad de descubrir la importancia que el grabado tuvo en su trabajo y el uso virtuoso que hacía del grabado a punta seca, de la aguatinta, de la litografía y el linóleo", ha dicho, durante la inauguración de la muestra en la capital vizcaína.

Según Soria, los grabados de Picasso son, por su número y calidad, "una parte fundamental de su obra artística" y la muestra que se podrá contemplar en la capital vizcaína refleja "la intensa relación que mantuvo el artista malagueño con esta técnica artística, desde que realizara en 1899 "El Zurdo", un grabado en el que representó involuntariamente a un picador zurdo, al ignorar el artista que debía grabar el tema al revés".

La muestra "Picasso Grabador" que se exhibe en la Sala BBK, pone el acento, a través de algunos ejemplos seleccionados de ese inmenso trabajo, en las diferentes técnicas de grabado que utilizó Picasso en su "prolífica y genial trayectoria artística".

Picasso realizó un recorrido que se inició con el grabado a punta seca y culminó con su dominio de la aguatinta, "tras dejar patente su maestría en el arte de la litografía y redescubrir el linóleo, que le permitió eliminar las fronteras entre el arte y la artesanía".

El grabado fue una técnica que Picasso "meditó, trabajó y experimentó como pocos maestros en la historia del arte han hecho", ya que "su obra gráfica da testimonio de los sentimientos e ideas del pintor".

"Al explorar sin descanso en todos los múltiples recursos del grabado y al enriquecerlos, Picasso abordó todos los campos de los procesos de reproducción, incluida la ilustración de textos, así como ser creativo e imaginativo a la hora de realizar carteles destinados a transmitir un mensaje a un amplio público", ha señalado la Fundación BBK.

La temática utilizada por Picasso en sus grabados va frecuentemente de la mano de temas utilizados en otras facetas. En ocasiones, diversos personajes aparecen antes en sus grabados que en las pinturas o dibujos y, de forma paralela a sus etapas estilísticas, se puede clasificar su obra grabada dependiendo de las técnicas utilizadas.

Consciente de que Pablo Picasso es considerado, junto a Henri Matisse, una de las principales figuras del siglo XX, la Sala BBK vuelve a ofrecer una nueva oportunidad para conocer "de primera mano" un ejemplo más que relevante del arte del pasado siglo.

Tras el éxito alcanzado en 2010 por la exposición dedicada a los grabados de Matisse, el espectador "tendrá la ocasión de descubrir los momentos más íntimos de las búsquedas picasianas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies