San Sebastián contará desde enero de 2015 con un nuevo centro de más de mil metros cuadrados para la enseñanza de danza

Juan Karlos Izagirre.
EUROPA PRESS
Publicado 25/03/2014 13:50:44CET

Se ubicará bajo la plaza Blas de Otero, tendrá capacidad para unos 200 alumnos más y supondrá una inversión de 675.000 euros

SAN SEBASTIÁN, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Escuela municipal de Música y Danza de San Sebastián, que cuenta actualmente con unos dos mil alumnos, contará, desde enero de 2015, con un nuevo centro de más de mil metros cuadrados dedicado exclusivamente a la enseñanza de danza lo que permitirá ampliar el número de alumnos e impartir una nueva disciplina, bailes vascos. El equipamiento supondrá una inversión de 675.000 euros y las obras se licitarán en abril.

En una rueda de prensa en San Sebastián, el alcalde donostiarra, Juan Karlos Izagirre, acompañado de la edil Naiara Sampedro, y del director de la Escuela municipal de Música y Danza, Mikel Mate y de la directora pedagógica del centro, Ana Remiro, han anunciado la creación de este nuevo edificio que se ubicará bajo la plaza Blas de Otero, a cien metros de la actual sede en la que se mantendrá la oferta de música y justo enfrente de la entrada principal de Tabakalera.

La obra supondrá la desaparición de parte del pasadizo de Egia, una zona que se convertirá "en un punto estratégico de referencia cultural para la ciudad y para todo el territorio", según ha afirmado el alcalde.

El regidor ha indicado que con este equipamiento se atiende a la demanda existente, con dos mil alumnos (1.600 en música y unos 400 en danza) y listas de espera, y se apuesta por la cultura. Se prevé que el nuevo edificio, con 1.045 metros cuadrados, albergue cuatro salas de danza y una de calentamiento.

Además, contará con capacidad para un máximo de 640 alumnos. La redactora del proyecto ha sido la arquitecta Naiara Montero colaboradora del Taller d'Arquitectura i Urbanisme y que también trabaja en el proyecto de Tabakalera.

"BAILES VASCOS"

Sampedro ha mostrado su "satisfacción y alegría" por la puesta en marcha de este proyecto que permitirá a la Escuela contar con dos edificios incrementando su alumnado y pudiendo impartir bailes vascos (euskal dantzak), además de danza clásica y contemporánea, lo cual implicará la creación de un puesto de trabajo para enseñar esa disciplina.

Mate ha recordado que la Escuela municipal no es un conservatorio y está destinada a alumnos de todas las edades que no cursan una carrera profesional, es decir, "no es un centro profesional", sino "una herramienta de autorrealización personal".