El servicio de envíos de dinero al extranjero de Caja Vital aumenta un 48 por ciento en 2008

Actualizado 24/02/2009 13:24:52 CET

VITORIA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El servicio de remesas al extranjero de Caja Vital experimentó un incremento del 47,74 por ciento en el número de envíos y del 49,15 por ciento respecto del importe, al sumar en el pasado ejercicio más de un 1,4 millones de euros, con un total de 3.373 remesas, por un importe medio de 426 euros.

La entidad de ahorro explicó en un comunicado, que en cualquier oficina es posible efectuar los envíos de dinero, así como a través de Vitalnet las 24 horas del día con el uso de la banca electrónica.

En la actualidad, el servicio de Remesas de Caja Vital llega a 15 países, que suponen el 90 por ciento de las nacionalidades de origen de los inmigrantes residentes en Álava: Colombia, Ecuador, Perú, Marruecos, Argentina, Bolivia, República Dominicana, Rumania, Pakistán, Filipinas, Brasil, Malí, Senegal, Cuba y Paraguay. Asimismo, avanzó que progresivamente se irán incorporando nuevos países como China, Bulgaria, Ucrania, Rusia o Venezuela, entre otros.

Los principales países receptores del dinero son sudamericanos, Ecuador (41,33%), Perú (13,67%), República Dominicana (11,89%), Colombia (11,24%) y Bolivia (9,13%). Además, Cajal Vital explicó que presta este servicio dentro de una plataforma conjunta con otras cajas de ahorros, con el objetivo de ofertar condiciones de precio, rapidez y seguridad "más ajustadas" que las de las 'remesadoras' no normalizadas.

Al respecto, detalló que los acuerdos institucionales han sido suscritos con entidades que, como las propias cajas, utilizan conductos oficiales de envío, protegidos contra el fraude y los movimientos de dinero negro y compatibilizan los fines sociales con la intermediación financiera. Las principales ventajas son la seguridad y los costes reducidos, además de que el beneficiario es avisado telefónicamente de que ha recibido el dinero y puede pasar a cobrarlo.

Finalmente, detalló que el envío de remesas es uno de los servicios más demandados por el creciente colectivo de inmigrantes, al que se suman los productos y servicios de gestión diaria habitual como pueden ser las tarjetas de débito y crédito, los préstamos y microcréditos, los seguros o las cuentas a la vista.