Solo tres refugiados eritreos llegarán a Euskadi este fin de semana

Actualizado 06/11/2015 20:27:43 CET

El Gobierno vasco espera que en Euskadi, "como tierra de asilo", encuentren "la paz y el sosiego para encauzar sus vidas de nuevo"

BILBAO, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

Solo tres refugiados eritreos llegarán a Euskadi este fin de semana, en lugar de una decena como, en un principio, ha anunciado el Gobierno vasco, según ha informado el Departamento de Empleo y Asuntos Sociales.

Tras la comparecencia este viernes por la mañana ante los medios de comunicación del portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, en la que ha informado de que podrían llegar el domingo a la Comunidad Autónoma vasca alrededor de diez personas refugiadas, el Gobierno de Iñigo Urkullu ha recibido, a las 12.00 horas, la comunicación oficial de que serán tres las que vendrán este fin de semana. Éstas son eritreas y proceden de la isla italiana de Lampedusa.

En aplicación del protocolo establecido en el órgano de coordinación interinstitucional y a petición de CEAR, los tres hombres serán trasladados a un piso ubicado en Bilbao. Estos tres refugiados forman parte de un contingente de 19 personas que llegarán al Estado este mismo fin de semana.

En línea con las políticas de asilo de la Unión Europea, Euskadi va a ser copartícipe en la respuesta que se va a dar a la acogida que se va a dar a las personas refugiadas.

Desde el órgano de coordinación institucional del Gobierno vasco se han puesto ya en marcha los protocolos que se han estado trabajando en las últimas semanas, junto al resto de Departamentos, instituciones y ONGs, para que esta acogida "resulte normalizada, acorde con los derechos que les asisten en virtud de los tratados internacionales, y que se puedan integrar plenamente en las localidades en las que van a ser alojados".

El Ejecutivo ha destacado que confía, y pondrá "todos los medios para ello, en que consigan una estabilidad y dejen atrás esas experiencias de transeúntes en tierras de nadie que han tenido que padecer durante meses y, en algunos casos, durante años". "Confiamos en que en Euskadi, como tierra de asilo que somos, encuentren la paz y el sosiego que necesitan para organizar y encauzar sus vidas de nuevo", ha añadido.

RED DE ACOGIDA

El Gobierno vasco considera que ésta es una experiencia que permitirá testar la red de acogida que se ha organizado en las últimas semanas, "y en la que se han volcado todas las instituciones, organizaciones humanitarias, y ciudadanos en general, para que funcione perfectamente".

Dentro del propio Ejecutivo, todos los departamentos implicados y en la medida en que tengan que intervenir, tienen ya en marcha sus procedimientos para atención sanitaria, educativa, legal, etc.

También se ha comunicado la noticia de la llegada de los refugiados a las diputaciones forales, a Eudel y al alcalde de Bilbao, localidad en las que van a ser insertados para que, como máxima autoridad, "esté informado de la llegada y pueda acompañar en su acogimiento en las comunidades de vecinos con los que van a convivir y atiendan las necesidades locales que se puedan derivar de su inserción en la comunidad".

CEAR Y CRUZ ROJA

"Estamos convencidos de que la ciudadanía actuará como agente activo e integrador", ha aseverado, para señalar, tanto a CEAR como Cruz Roja "son quienes en definitiva desempeñan un papel muy relevante en todo este proceso".

En este sentido, ha recordado que estas organizaciones "son las que dedican su actividad a estos fines, las que están homologadas internacionalmente, son las que están preparadas y tienen la experiencia contrastada".

"En síntesis, son quienes van a tener la relación más directa con las personas refugiadas y les van a hacer el acompañamiento día a día y el tutelaje que necesitan para desenvolverse con normalidad en nuestros pueblos y ciudades".

El Gobierno vasco ha destacado su interés en que la sociedad vasca "conozca y tenga confianza en el entramado piramidal que entre Gobierno, diputaciones, ayuntamientos, ONGs y voluntariado ciudadano se ha estructurado en Euskadi para buscar la eficiencia en la atención a estas personas".

El órgano de coordinación interinstitucional ha mostrado su confianza, además, "en el sentido de la responsabilidad de la ciudadanía y particularmente de los medios de comunicación".

"Somos conscientes del interés suscitado en este asunto, pero todos debemos ser conscientes de que estamos hablando de personas que están unas condiciones extremas que en la mayoría de los casos se han prolongado durante años, que han recorrido miles de kilómetros en condiciones infrahumanas y que han tenido experiencias personales muy duras", ha señalado.

A su juicio, "cualquier persona sometida a estas tensiones sobrevenidas necesitaría de cierto reposo para interiorizar estas experiencias y normalizar su vida". "Estamos convencidos de que la sociedad vasca sabrá actuar con respeto y prudencia", ha destacado.

Según ha apuntado, se trata de un proceso que será "largo y sostenido en el tiempo, que irá acercando personas refugiadas a Euskadi y que, por lo tanto, debe adquirir un rango de normalidad en su tratamiento".

NO a la violencia contra las mujeres
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies