Trabajadores del centro de menores Ibaiondo de Zumarraga piden medidas de seguridad frente a las agresiones que sufren

Publicado 23/03/2018 15:06:39CET

SAN SEBASTIÁN, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

Trabajadores del centro de menores Ibaiondo de Zumarraga (Gipuzkoa) se han concentrado para exigir la apertura de la mesa sectorial de negociación y medidas de seguridad frente a las agresiones al personal educativo por parte de los menores, "cinco en el último mes y medio", según han indicado, a las que se suman otros "siete intentos de agresión" en el mismo periodo.

En un comunicado, el Comité de trabajadores del citado centro han recordado que en marzo de 2015 se movilizaron "debido a las graves agresiones y conductas violentas, que se estaban produciendo" por parte de los menores.

Según han indicado, "la situación de la plantilla de Ibaiondo es totalmente insostenible y discriminatoria con respecto al resto de trabajadores de la Administración", tanto en lo relativo "al disfrute de días de asuntos propios, la conciliación familiar, compensación por horario especial, la formación, la flexibilidad horaria, disfrute de licencias, posibilidad de una segunda actividad o jubilaciones anticipadas y permisos".

Además, han señalado que el servicio que prestan tiene "las peores condiciones laborales de toda la Administración y mayor riesgo de agresiones y estrés laboral".

En este sentido, han denunciado que "la mutua de trabajo no reconoce como baja laboral la derivada del trabajo por una situación de exposición prolongada a factores de estrés, ansiedad y convivir con situaciones violentas", de manera que el trabajador "tiene que coger la baja por enfermedad común".

Asimismo, ha advertido de la situación de "mayor inseguridad" que percibe el personal educativo de Ibaiondo "en estos momentos debido a la incorporación constante, casi diariamente, de personal nuevo de seguridad, sin formar, sin los conocimientos necesarios para intervenir, sin conocer el propio espacio físico y sus rutinas".

El Comité ha destacado que "todo esto repercute en la gestión de las incidencias, caracterizadas por el uso de la violencia y el descontrol conductual, que generan los menores".

A ello ha añadido que en el último mes y medio "se han producido cinco agresiones a personal educativo y siete intentos de agresión", una situación que "se está alargando y agravando", y frente a la cual "no se están tomando medidas al respecto".

Finalmente, ha anunciado que la plantilla seguirá concentrándose y protestando, y también empezará a negarse "a hacer aquellas tareas que no corresponden a su categoría".