Trabajadores de Productos Tubulares acusan al Gobierno Vasco de "mirar hacia otro lado"

             Manifestación De PT En Sestao
EUROPA PRESS
Actualizado 07/04/2018 13:23:13 CET

Una manifestación ha recorrido Sestao para denunciar el ERE presentado por la empresa ya que "la acería no se toca"

SESTAO (BIZKAIA), 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

Cientos de personas se han manifestado este sábado por las calles de Sestao (Bizkaia) para mostrar su rechazo al ERE planteado en Productos Tubulares y en solidaridad con unos trabajadores que, tras advertir de que "plantarán batalla", han acusado al Gobierno Vasco de "mirar hacia otro lado".

La dirección de Productos Tubulares, filial de Tubos Reunidos, anunció días atrás un ERE de extinción para 157 trabajadores de una plantilla de alrededor de 420 empleados, además de una bajada salarial del 25% y un aumento de la jornada de 1.680 a 1.704 horas anuales, entre otras cuestiones.

Tras una pancarta en la que se podía leer 'Ni un paso atrás a despidos y precariedad- Borroka da bidea' (la lucha es el camino) la marcha ha recorrido las principales calles de Sestao entre gritos contra el presidente de Tubos Reunidos y en defensa de la plantilla.

A la finalización de la movilización, los trabajadores han leído un comunicado en el que han acusado al Gobierno Vasco de "premiar la desastrosa gestión del anterior director de la compañía" mientras ahora "mira hacia otro lado permitiendo el cierre de una factoría viable".

Tras recordar que el "plan de ajuste" de la dirección implica 157 despidos, aumento de la jornada laboral y rebajas salariales del 25%, han incidido en que también afecta a los trabajadores de las contratas.

Según han denunciado, el objetivo principal de la dirección es "cerrar la acería" y han subrayado que los trabajadores "plantarán batalla" porque la acería "no se toca".

"Hemos generado cientos de millones de beneficios en los últimos años, pero una gestión basada en el saqueo y con el objetivo único de llenar los bolsillos de los accionistas y la alta dirección nos ha conducido a esta situación", han lamentado.

Por último, han sostenido que, "por muchas denuncias" que se puedan interponer contra los trabajadores, "no nos van a atemorizar y nos van a tener en la calle por lo que en la lucha ganaremos esta guerra".

DENUNCIA PRESENTADA

En declaraciones a los medios de comunicación, el presidente del Comité de Empresa, Julen Beloki, ha incidido por otro lado en que la denuncia presentada por Tubos Reunidos ante la Ertzaintza contra varios trabajadores por "desórdenes públicos, injurias y amenazas" no es el mejor "caldo de cultivo" para una negociación.

Tras sostener que el Comité no tiene "información oficial" de la misma, ha afirmado estar a la espera de que se les comunique, ya que la Ertzaintza estuvo en el lugar y "no identificó a nadie".

De este modo, y mientras la compañía afirmó que los trabajadores habían proferido insultos y amenazas, Beloki ha indicado que lo único que hicieron los trabajadores fue "devolver a Guillermo Ulacia --presidente de Tubos Reunidos-- la visita que éste les realizó en una manifestación anterior", algo que los trabajadores hicieron "con respeto".

Asimismo, ha insistido en que será en la reunión del próximo lunes cuando el Comité decida una "línea en común" a seguir para afrontar la negociación, aunque ha subrayado que los trabajadores tienen "claro que no aceptarán ningún despido ni el cierre de la acería".

Por último, ha resaltado que los trabajadores están "fuertes y no darán un paso atrás" a la espera de la ronda que mantendrán con los partidos políticos en próximas fechas. Con respecto al Gobierno vasco ha mostrado su confianza en que también dé un paso.