Uriarte dice que la comunidad guipuzcoana y Munilla deberán restañar la unidad sin la que la vida eclesial pierde valor

Actualizado 25/12/2009 10:50:53 CET

Afirma ser más partidario de "dar consejo y convencer" a los partidarios de la Ley del Aborto, que de negarles la comunión

BILBAO, 25 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, afirmó ayer que su sucesor al frente de la iglesia guipuzcoana, Jose Ignacio Munilla, a los curas, a la comunidad cristina y a él mismo, deberán "ir restañando "la unidad sin la cual la vida eclesial pierde un valor esencial".

En declaraciones a ETB, recogidas por Europa Press, Uriarte se refirió a la polémica surgida con la elección de Munilla como su sucesor a partir del próximo 9 de enero, para señalar que "es tiempo de sufrimiento para la comunidad cristiana de Gipuzkoa, su presbiterio, para el obispo que sale y para el que entra".

"Lo que me preocupa es que la comunión eclesial no quede cuarteada. No creo, pero sí está herida. Ahora, al obispo que sale, al que entra, a los curas, a la comunidad cristiana, les quedará ir restañando esa unidad, sin la cual la vida eclesial pierde un valor esencial", manifestó.

Uriarte indicó que, cuando supo quién era el designado para sucederle, pensó que habría "remolinos interiores", que no le cogieron de sorpresa. "Pero los remolinos interiores no se pueden machacar con la coacción ni controlar como uno quisiera", precisó.

Tras evitar valorar públicamente la carta hecha pública por curas guipuzcoanos contra la elección de Munilla, el obispo donostiarra indicó que "queda el capítulo de cómo se va a situar este obispo ante esta comunidad y esta comunidad ante este obispo".

LEY DE ABORTO

Preguntado por la Ley del Aborto, Uriarte señaló que el "problema de la Ley son las 14 semanas en las que la mujer lleva en su seno una vida humana y no tiene ningún tope legal para disponer de ella". "Eso es lo fundamental", dijo.

Respecto a las advertencias de la Conferencia Episcopal de negar la comunión a los partidos políticos que votaran a favor de la reforma de la citada Ley, Uriarte manifestó que siempre ha creído que "en todos los partidos, en asuntos como éste que afectan a la conciencia, el primer deber es seguir la conciencia, antes de la disciplina del partido".

Tras indicar que "no ha sucedido" que ningún cura se haya negado a dar a comunión a algún político que haya votado a favor de la reforma de la Ley del Aborto, indicó que, "en estos momentos, en la comunidad cristiana, más que los palos que se dieran a los fieles, hay que hacer labor de convición y de consejo". "Estoy más en esa línea que en la otra", aseveró.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies