Urkullu considera un "disparate" la advertencia de Bengoa de no atender a ciudadanos de comunidades limítrofes

Actualizado 02/12/2011 21:53:33 CET

BILBAO, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, considera un "auténtico disparate" la advertencia realizada por el consejero de Sanidad del Gobierno vasco, Rafael Bengoa, en el sentido de no atender ahora en Euskadi a los ciudadanos de las comunidades autónomas limítrofes.

En un artículo publicado este viernes en su blog, Urkullu afirma que la actitud que están manteniendo las autoridades de la Comunidad de La Rioja en el conflicto sanitario con Euskadi es "injustificable". "La inquina con que el presidente de esta Comunidad se está comportando con las y los ciudadanos vascos de La Rioja alavesa no es digna de un gobernante", lamenta.

Según recuerda, no es una actitud nueva en relación a Euskadi, aunque hasta ahora lo haya sido teniendo como destinatario en primera instancia a las instituciones vascas. "Los procedimientos judiciales interpuestos por esta Comunidad contra Euskadi, tanto en el Estado como en Europa, han sido una constante durante estos años. Pero lo que están haciendo con la atención sanitaria sobrepasa los límites de lo admisible, porque afecta directamente a las personas, a las personas que demandan y tienen derecho a ser atendidas", advierte.

Una vez criticada la "acción" -ya denunciada en diversas ocasiones en tiempo coincidente con la campaña electoral pasada- califica de "incomprensible" la "reacción". "Si la actitud del Gobierno de La Rioja es reprobable, la respuesta dada por el Gobierno vasco no hay quien la entienda", añade.

En primer lugar, considera un "auténtico disparate" la advertencia realizada por el consejero de Sanidad del Gobierno vasco en el sentido de no atender ahora en Euskadi a los ciudadanos de las comunidades limítrofes. "No compartimos en absoluto la amenaza de retirar la asistencia como respuesta a la actitud de las autoridades riojanas. A pesar de que el lehendakari, Patxi López, las haya tenido que matizar posteriormente", indica.

En segundo lugar, cree un "disparate mayúsculo" pretender desentenderse del problema "pasando la pelota" de la responsabilidad al Gobierno español, cuando los Gobiernos de Euskadi y La Rioja cuentan con las competencias y la responsabilidad en esta materia, "además de disponer de los cauces necesarios para poder negociar y alcanzar un acuerdo".

En tercer lugar, según destaca, lo que "raya la extravagancia más absoluta, es que si el Gobierno vasco pretende endosar este problema al Gobierno español, pretenda además que sea al siguiente y no al actual, aunque lo haya planteado al Gobierno que todavía se halla en funciones". "Es la prueba más concluyente de que nos encontramos ante una pugna política entre el PSE y el PP, los pretendidos socios preferentes, quienes enconados en su disputa se olvidan absolutamente el interés de los ciudadanos y ciudadanas", agrega.

Por todo ello, asegura que Euskadi debe seguir atendiendo a los ciudadanos y ciudadanas de Burgos, Cantabria, La Rioja o de cualquier otra comunidad limítrofe en las mismas condiciones en que lo ha venido haciendo hasta ahora.

"Corresponde al Gobierno vasco solucionar a la mayor brevedad este problema asistencial que tienen nuestros ciudadanos y ciudadanas alaveses. El Gobierno tiene la competencia y la responsabilidad de hacerlo. Ahora es cuando les corresponde a él y su socio preferente demostrar su capacidad. Ni pueden ni deben renunciar", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies