Urkullu cree que el desarrollo de Euskadi como nación es un "deber del Estado" y debe ser base de un Concierto Político

Urkullu
IREKIA
Publicado 04/12/2017 10:29:03CET

Ambiciona dar continuidad a Euskadi como nación y defiende un consenso "que no confunda lealtad con sumisión, ni colaboración con renuncia"

BILBAO, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Iñigo Urkullu, cree que el desarrollo orgánico como nación es "un derecho" de Euskadi y "un deber del Estado" que ha de suponer "la base de un nuevo Concierto político de gran potencialidad competencial". Asimismo, el presidente del Gobierno Vasco ha insistido en que la salida al actual laberinto territorial se encuentra en el "horizonte confederal" y ha defendido dar "continuidad al crecimiento de Euskadi como nación".

Urkullu ha realizado esta reflexión en Bilbao, donde ha pronunciado la conferencia '40 años de autogobierno vasco. Una mirada hacia el futuro', dentro del ciclo organizado con ocasión del 40 Aniversario del diario Deia.

En su intervención, Urkullu, que ha indicado que el Gobierno autónomo sigue perseverando "para lograr el cumplimiento íntegro del Estatuto", ha indicado que el nuevo escenario se caracteriza por una etapa de paz, por la realidad de la UE y por una crisis del modelo de Estado, el denominado "café para todos".

Ello, según ha apuntado, se ha agudizado "con la incapacidad de ofrecer una salida acordada a la voluntad social mayoritaria expresada en Cataluña y, la subsiguiente, aplicación del artículo 155 que cuestiona la capacidad política del Autogobierno y supone la supeditación de la Generalitat a los designios del Gobierno español".

CRECIMIENTO DE EUSKADI COMO NACIÓN

Urkullu ha apuntado que, en este nuevo escenario, asumen el reto de actualizar el autogobierno "con la ambición de dar continuidad al crecimiento de Euskadi como Nación".

El lehendakari, que defiende la "vía vasca", de "pacto y democracia" y apuesta por poner en valor la bilateralidad, ha apuntado que se trata de demostrar que el desarrollo orgánico de Euskadi como nación, como pueblo vasco es un "derecho nuestro y un deber del Estado, que ha de suponer la base de un nuevo Concierto político de gran potencialidad competencial, basado en la confianza recíproca y el respeto a la mayoritaria demanda social y política de mayores cotas de autogobierno".

"Solo es posible avanzar desde el compromiso de una democracia de consenso, donde mayorías y minorías participen en la elaboración de las políticas del Estado y permitan una profundización democrática, no confundiendo lealtad con sumisión, ni colaboración con renuncia, reconociendo de forma explícita la realidad plurinacional del Estado", ha apuntado.

A su juicio, la salida al laberinto territorial se encuentra en el horizonte confederal. Urkullu cree que esa puede ser una fórmula que garantice un punto de encuentro "en el que convivir desde los distintos sentimientos nacionales y los diferentes conceptos de soberanía que coexisten".

(Habrá ampliación)