Urrosolo pide a ETA "una reflexión para la convivencia" que no cree "plus de sufrimiento"

Foto de archivo de Joseba Urrusolo Sistiaga
Europa Press - Archivo
Actualizado 16/04/2018 19:25:16 CET

Cree que "está perdiendo el tiempo en escenificaciones que solo retrasan las difíciles soluciones para sus presos"

BILBAO, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

El exdirigente de ETA Joseba Urrosolo Sistiaga, que abandonó la banda en 1994 y es un referente de la 'Vía Nanclares', ha pedido a ETA que, cuando proceda a su disolución, haga "una reflexión que sirva para la convivencia y el futuro", y no genere "un plus de sufrimiento" a las víctimas o suponga "otro plus" para los presos "abandonados en las cárceles a hacer frente a nivel personal". Además, ha destacado que la banda "está perdiendo el tiempo en escenificaciones que solo retrasan las difíciles soluciones para sus presos".

En una entrevista concedida al diario 'Deia', recogida por Europa Press, Urrusolo Sistiaga ha dicho que "no es normal" que hayan pasado más de seis años y medio desde que anunció el fin de su actividad sin que se haya disuelto.

"La decisión importante fue dejar la lucha armada. En aquel momento deberían haber cerrado el ciclo con su desaparición y con una reflexión crítica sobre la utilización de la violencia. Pero, en lugar de asumir su propia realidad, están perdiendo el tiempo en escenificaciones que solo retrasan las difíciles soluciones para sus presos", ha apuntado.

A su juicio, a estas alturas, su desaparición, como ocurrió con el desarme, "políticamente no aporta nada nuevo". "Es solo simbólico. No tiene mayor interés que el de la reflexión que vayan a hacer", ha indicado.

En este sentido, ha dicho que, si siguen como hasta ahora, "utilizando el lenguaje para no poner el pasado en cuestión, para seguir orgullosos de su trayectoria, será otra oportunidad perdida". Por ello, cree que debe hacer "una reflexión que sirva realmente para la convivencia y el futuro".

Para el exdirigente de ETA, es "ridículo hablar de desmovilización de ejércitos o guerrillas que no existen". "Jugar con esos conceptos no ayuda, solo sirve para chapotear en el fango de las reflexiones propias de la fase que se quiere superar", ha afirmado.

Joseba Urrosolo Sistiaga solo espera de la disolución que "el contenido de la reflexión que se haga sea realmente una novedad positiva porque, al día siguiente, se habrá terminado ETA con todo lo que significaba, y no puede dejar unas víctimas con un plus de sufrimiento por su última valoración y unos presos abandonados en las cárceles con otro plus a hacer frente a nivel personal".

SIN SALIDAS NEGOCIADAS

Urrusolo Sistiaga ha recordado que, hasta ahora, ETA no ha acabado su existencia porque la banda y la izquierda abertzale "estaban controladas por los sectores empeñados en seguir con la lucha armada, con una mentalidad con la que despreciaron todas las oportunidades de salida negociada y la llevaron a su derrota como organización armada, sin apoyo práctico ni de sus bases, controlada en gran parte por la Policía, a quienes terminaron entregándoles las armas a cambio de nada, con los presos en la cárcel sin ninguna perspectiva".

En cuanto a la situación en la que quedarán los militantes de ETA en clandestinidad cuando se disuelva la banda, ha señalado que "seguirán como hasta ahora, algunos esperando que en su situación jurídica la prescripción de los delitos que se les imputan les permita volver pronto a casa y otros esperando que no les detengan porque saben que lo tienen más complicado".

Para Joseba Urrosolo, el desarme fue "una forma de solucionar, cinco años después, el callejón sin salida en el que se metieron por intentar escenificar algún acuerdo a cambio de las armas". En su opinión, "cuando ETA dejó la lucha armada debió de ser una decisión total, que incluyera su desaparición".

VÍA NANCLARES

Urrosolo Sistiaga cree que la 'vía Nanclares' queda "como la referencia del último marco flexible para la aplicación de la política penitenciaria que el PP, por desgracia, frenó". "Ojalá se recupere porque no creo que se consiga otro marco, ni por supuesto otro marco más favorable", ha explicado.

Sobre el hecho de que el EPPK haya levantado el veto a los presos de ETA que ahora aceptan salidas individuales, ha afirmado que "el problema es que lo hacen cuando no queda más remedio, cuando no hay otra salida y cuando han llevado las cosas a unos términos desde los que avanzar ya solo depende de la situación y la actitud personal de cada preso".

"La política penitenciaria que la propia izquierda abertzale ha impuesto a sus presos ha supuesto, además de la vida de Yoyes, cientos y cientos de años de cárcel de más a muchos presos, y un sufrimiento añadido para presos y familiares que se desmarcaban. También para muchos que permanecían en el Colectivo sin atreverse a dar pasos, en contra de lo que realmente pensaban", ha afirmado.

A su entender, "se han quedado sin otra opción que intentar mejorar, en el contexto más difícil, su situación personal". "Y no va a ser fácil. Para pasar a una calificación de segundo grado y poder tener acceso a permisos para salir fuera el fin de semana, la dirección de la cárcel valora la actitud del preso y va a tener que superar una serie de condiciones", ha manifestado.

En este sentido, ha recordado que "recientemente un preso de ETA ha salido con uno de estos permisos y lo relevante en este caso es saber qué es lo que ha declarado ante la junta de tratamiento de la cárcel y ante el fiscal para que el juez de Vigilancia Penitenciaria haya aceptado dejarlo salir de la cárcel un fin de semana: un desmarque de la organización ETA y una autocrítica de los hechos violentos que cometió", ha subrayado.

Para Joseba Urrosolo, "eso es lo que debe saber el resto de los presos, el pronunciamiento que ha hecho para poder salir de permiso". "Y no lo saben, ni ellos ni los familiares de éstos. Han estado tanto tiempo pensando que va a haber una salida generalizada, primero tras la entrega de las armas y ahora con la disolución de ETA, que viven en una fantasía", ha subrayado.

A su juicio, "la realidad es la que es y nada permite pensar, por ahora, que va a haber una salida general fruto de un acuerdo político". "En ese mundo no son conscientes de que la fase de ETA ya se ha terminado. El día después, la semana después, tendrá un eco mediático, pero luego ya no quedará nada más que los presos", ha añadido.

Además, ve "difícil" que el acercamiento que se produce en Francia se repita en el Estado español. También ha recordado el caso de Jon Parot, que, "con 28 años de cárcel en prisiones francesas y pudiendo estar en libertad hace diez, le acaban de denegar la libertad condicional".

Tampoco cree que la disolución de ETA modifique mucho la política penitenciaria del Gobierno del PP. "En todo caso, será la reflexión final que haga ETA la que va a influir positiva o negativamente en los presos. Si no sirve para generar aquí otro clima de convivencia, los cambios serán lentos y para largo", ha aseverado.

"TREMENDAMENTE INJUSTO"

Urrusolo Sistiaga cree que se debe compartir que el sufrimiento que causaron con la violencia "es tremendamente injusto", y es "imprescindible" que ETA, cuando anuncie su fin, realice "una valoración de tantas vulneraciones cometidas a la dignidad de las personas".

Asimismo, ha calificado de "necesario" que se aclare casos de personas "que se hicieron desaparecer, como los tres gallegos de Hendaia asesinados en 1973, que ETA nunca reconoció su autoría" o el atentado contra tres vizcaínos en Tolosa en 1981 "a los que confundió con policías". También ha recordado los casos en los que se equivocaron de objetivos y, en lugar de admitirlo, "se les acusó de chivatos al reivindicarlos, generando un sufrimiento añadido en sus familiares".

Sobre la escultura del desarme colocada en Baiona, y que lleva el hacha símbolo de ETA, ha destacado que no aparezca "el hacha rota" y que, por lo tanto, no se le pone en cuestión, "sino que, además, representa que da vida al nuevo futuro". "Solo satisface a los que están orgullosos de la historia de ETA", ha concluido.