La Diputación de Cáceres mejora el trazado de dos carreteras provinciales para ganar en seguridad

Rosario Cordero visita las obras de la carretera de Plasenzuela
DIPUTACIÓN DE CÁCERES
Publicado 14/06/2018 15:27:57CET

CÁCERES, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, ha visitado este jueves dos carreteras provinciales en las que se están realizando obras para mejorar su trazado y ganar en seguridad, como son la CC-27.1 en Plasenzuela y la de Mesas de Ibor a la Ex-118 a Bohonal.

Cordero ha destacado que la diputación provincial es responsable de 2.000 kilómetros de la red de carreteras y con estas obras, además de incrementar la seguridad y fomentar el empleo, también se mejoran las comunicaciones en la provincia, lo cual es una medida para luchar contra la despoblación del mundo rural.

La obra de Plasenzuela se desarrolla en toda la carretera CC-27.1 hasta el enlace con la A-58. En total 7.231 metros en los que se está llevando a cabo el ensanche de la calzada y mejoras puntuales del trazado en planta y perfil longitudinal.

El presupuesto es de 1.245.608,28 euros y la actuación se incluye dentro del Plan de Acondicionamiento Integral de la Red de Carreteras de la Diputación Provincial. Así, se están suprimiendo varias curvas en zig-zag, mejorando el radio de otras y suavizando algunos cambios de rasante. Finalmente se mejorará la señalización vertical y horizontal.

NUEVO TRAZADO MESAS DE IBOR

Cordero también ha visitado el nuevo trazado de la CC.19.3 de Mesas de Ibor a la Ex-118 a Bohonal con el que se recupera la máxima seguridad y se evita el desprendimiento de grandes rocas desde el talud del desmonte. Se trata de rocas de gran tamaño y peso superior a 5 toneladas por lo que la malla triple erosión con la que estaban protegidas podría resultar insuficiente.

Hay que recordar que el detonante de la obra fue precisamente un desprendimiento en el 2016, con la caída de varios grandes bloques de granito que ocupaban prácticamente toda la calzada. Para solucionar este problema se puso de nuevo en servicio un tramo de la antigua vía que bordea y evita la zona conflictiva.

Ha sido esta variante, aproximadamente 500 metros de la misma, sobre la que se ha actuado y acondicionado como vía definitiva, ya que la zona de riesgo ha sido cerrada tanto a la circulación como a visitas peatonales.

Rosario Cordero ha mostrado su satisfacción porque ahora se puede garantizar la seguridad a la población y ha destacado la implicación de todos los sectores que ha permitido construir una carretera con las máximas garantías.

Las obras han consistido en ajustar tanto radios, como pendientes, calzada y arcenes a la normativa vigente y el presupuesto ha sido de 220.000 euros. Comenzaron en febrero de 2018 y han finalizado en mayo con un pequeño retraso de lo previsto debido a las lluvias.