La Junta de Extremadura y las diputaciones retoman el convenio del PIEM, dotado con 2,5 millones de euros

Convenio del PIEM entre Junta de Extremadura y diputaciones Badajoz y Cáceres
EUROPA PRESS
Actualizado 11/01/2017 12:54:32 CET

CÁCERES, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Extremadura y las diputaciones de Badajoz Y Cáceres han retomado el convenio del Plan de Infraestructuras Eléctricas Municipales (PIEM), para que las localidades menores de 20.000 habitantes puedan recibir subvenciones para realizar inversiones en materia de energía y mejora de sus instalaciones eléctricas. El plan está dotado con un total de 2,5 millones de euros y se ejecutará hasta finales de 2018.

En la anterior legislatura, la convocatoria de estas ayudas en 2015 la llevó a cabo en solitario el Gobierno regional y se dotó con un millón de euros de presupuesto pero, en esta ocasión, al introducir de nuevo a las diputaciones provinciales, permite aumentar la dotación presupuestaria ya que cada una de ellas aporta 625.000 euros que se suman a los 1.250.000 euros que pone el Ejecutivo extremeño.

Este nuevo convenio de colaboración entre las tres instituciones se ha presentado este miércoles en la Diputación de Cáceres con la presencia del consejero de Economía e Infraestructura de la Junta de Extremadura, José Luis Navarro; la presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, y el presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo.

Todo ellos han valorado la importancia de impulsar este tipo de convenios ya que contribuyen a que los municipios mejoren la prestación de sus servicios, pero también a crear empleo en las localidades y reforzar a las pequeñas empresas instaladoras, que son las que principalmente realizan este tipo de obras.

Así, las convocatorias para ambas provincias se han publicado este miércoles, día 11, en el Diario Oficial de Extremadura (DOE) y, a partir de ahora, los pueblos tienen dos meses de plazo para presentar sus proyectos que serán valorados, presupuestados y, en caso de ser admitidos se procederá a la redacción, la adjudicación y la contratación de las obras que tienen dos años de plazo para realizarse, según la complejidad de la infraestructura a mejorar.

Navarro ha explicado en su comparecencia que la cuantía a la que pueden aspirar las localidades oscila entre los 10.000 euros de mínimo y los 100.000 euros de máximo por obra. La financiación del proyecto correrá en un 50% por la Junta de Extremadura, el 40% lo aportará cada una de las diputaciones en su respectiva provincia y el 10% restante saldrá de las arcas de cada localidad que se acoja al plan.

El tipo de infraestructuras que se pueden realizar con este nuevo PIEM son nuevas instalaciones eléctricas o reformas de las ya existentes, de manera que se podrán dedicar a polígonos industriales, zonas de desarrollo urbanístico o mejora de dependencias municipales.

El consejero ha mostrado su satisfacción por recuperar este convenio con las diputaciones porque, al aumentar el presupuesto, "se dará respuesta a muchas necesidades de los municipios extremeños", aunque también ha reconocido que, con toda seguridad, habrá más solicitudes de las que se puedan atender, por lo que habrá que valorar los proyectos presentados para darles el visto bueno.

En la misma línea se ha pronunciado la presidenta de la diputación cacereña quien considera que este plan "es una herramienta importante" para mejorar las infraestructuras rurales y para generar empleo en los pueblos lo que, por ende, contribuye a fijar población en los núcleos rurales.

El presidente de la diputación pacense, por su parte, ha incidido en que este convenio "pone en valor el trabajo conjunto de las instituciones por mejorar los servicios de los municipios" y ha añadido que, al volver a incluirse a las diputaciones en la gestión del PIEM, "se gana en transparencia", ya que en la anterior convocatoria el Gobierno regional fue el que resolvió las adjudicaciones de forma unilateral.