Más de un millón y medio de cerezos florecen en el Valle del Jerte durante la Fiesta del Cerezo en Flor

 

Más de un millón y medio de cerezos florecen en el Valle del Jerte durante la Fiesta del Cerezo en Flor

Actualizado 23/03/2008 12:53:48 CET

CÁCERES, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los visitantes que se acerquen hasta el Valle del Jerte (Cáceres) en las próximas semanas podrán apreciar más de un millón y medio de cerezos en flor, en una fiesta de Interés Turístico Regional que supone la llegada de la primavera a la zona.

Se trata de la Fiesta de la Cereza del Flor, que se inaugurará el próximo viernes 28 de marzo en la localidad cacereña de Casas del Castañar, y se celebrará en todas las localidades del Valle del Jerte hasta el próximo 5 de día, día en que se clausurará en El Torno.

La Fiesta del Cerezo en Flor es, sobre todo, una celebración popular que trata de reflejar la vida de toda una comarca, tanto del pasado, presente, como del futuro, según recuerda el boletín cultural ECO y recoge Europa Press.

Para esta celebración, el Valle del Jerte organizan todo tipo de actividades que sirven de escaparate a la cultura de la región, tanto en gastronomía como tradiciones y forma de vida.

Así durante estos días se celebran exposiciones etnográficas, escenificaciones de las fiestas tradicionales de los pueblos del Valle, mercadillos típicos o medievales, actuaciones de grupos folklóricos de la propia comarca o comarcas vecinas, así como representaciones teatrales llevadas a cabo por grupos formados por habitantes del Valle del Jerte.

Tampoco faltan durante estos días las degustaciones de los aguardientes, licores, vinos de pitarra, mermeladas y dulces, para que todos puedan probar las exquisiteces de la tierra extremeña.

Así, lo que más asombra y atrae al visitante son los 1,5 millones de cerezos en flor, que durante esos días "ofrecen durante esos días un espectáculo difícilmente comparable" ya que se une a la peculiaridad del valle, uno de los más originales que existen y que ha sido modelado en terrazas para adecuarlo al cultivo de las cerezas, el gran manto blanco que lo cubre y la hospitalidad de sus habitantes.

Unos habitantes "que hacen partícipes a los visitantes de la ilusión y la alegría que sienten por la llegada de la primavera".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies