Altadis avisa de que se opondrá a cualquier tipo de regulación que sobrepase el sentido común

Tabaco de Francia
Reuters
Actualizado 27/01/2012 14:08:40 CET

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Altadis, Dominic Brisby, ha destacado que Altadis siempre ha apoyado una regulación "razonable y proporcionada", basada en evidencias, pero ha avisado de que se opondrá "enérgicamente" a cualquier tipo de regulación que "sobrepase el sentido común".

"Lo haremos por el negocio y para defender la libertad de elección de nuestros consumidores", ha señalado en una entrevista a la revista 'Capital' recogida por Europa Press, en la que ha afirmado que el sector sufre una presión regulatoria y fiscal "absolutamente desproporcionada", al tiempo que se ve afectado por una "tremenda" competencia.

"Debemos incrementar la distribución y visibilidad de nuestras marcas, aunque lo más importante es la capacidad de adaptación permanente al entorno cambiante y saber reaccionar rápidamente", ha subrayado.

Brisby ha señalado que el 375 aniversario de la tabaquera ha coincidido en el tiempo con lo que ha calificado como la "tormenta perfecta", al confluir la "peor" crisis económica de los últimos años, una "absurda e inútil" subida de impuestos y la entrada en vigor de una "desproporcionada" ley antitabaco.

En su opinión, todas estas variables han provocado que el Gobierno ingrese menos dinero vía impuestos al tabaco y que haya renacido el contrabando y la falsificación de tabaco.

A su juicio, en el negocio del tabaco hay una "elevada dosis de de incoherencia e hipocresia", ya que, por un lado, los ministerios de Economía y Hacienda obtienen un "jugoso" beneficio de los impuestos del tabaco, y, por otro, los responsables de Sanidad ponen todo su empeño en reducir el consumo de un producto cuya venta favorece la recaudación del Estado.

A ello se añade, según dijo, la preocupación del ministerio de Agricultura y de la Junta de Extremadura por un sector agrícola, el de los cultivos extremeños del tabaco, cuya supervivencia depende las compras que realizan los fabricantes.

Preguntado por la solución ideal para la convivencia entre fumadores y no fumadores, Brisby ha propuesto habilitar espacios con un porcentaje de metros cuadrados sobre el total del establecimiento, donde estuviera prohibida la entrada de menores y empleados, una fórmula que estuvo encima de la mesa pero "la intrasigencia radical" de los gobernantes impidió que saliera adelante.

"El fumador se ha convertido en una especie de apestado. Se han excedido todos los límites en la defensa de los no fumadores y hemos pasado a estigmatizar a los fumadores, expulsándoles a la calle", ha afirmado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies