Asnepa advierte que constructores de Cáceres y Mérida no se atreven a denunciar chantajes "por miedo a represalias"

 

Asnepa advierte que constructores de Cáceres y Mérida no se atreven a denunciar chantajes "por miedo a represalias"

Actualizado 22/10/2007 17:09:16 CET

CÁCERES, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La asociación Asnepa Extremadura advirtió hoy de que empresarios de la construcción de ciudades de la región como Cáceres y Mérida no se atreven a denunciar los chantajes a los que los someten bandas mafiosas "por miedo a represalias".

Por tal motivo, la sección extremeña de la Asociación Nacional de Empresarios y Profesionales Autónomos (Aspena) mostró hoy su solidaridad hacia los empresarios cacereños que se han visto obligados a contratar guardias de seguridad para protegerse de la extorsión de una de tales bandas e impedir que causen destrozos en sus negocios, tal y como publicó en su día' El Periódico de Extremadura'.

No obstante, subraya Asnepa que otros muchos empresarios "no tienen más remedio que sucumbir al chantaje, ya que temen que sus negocios se vean afectados por la actuación de esta banda", puesto que "a los daños materiales cuantiosos se unen las pérdidas económicas que ocasiona el tener que parar el trabajo".

"Se trata de una práctica que en los últimos tiempos se está convirtiendo en habitual en numerosas ciudades extremeñas como Cáceres o Mérida, y que muchos constructores no se atreven a denunciar por miedo a las represalias", precisa Asnepa, entidad que llama la "atención de las autoridades para que tomen las medidas pertinentes y cesen estos graves hechos conocidos por todos".

Asimismo, la asociación hace un llamamiento al sector para que sus empresarios "no consientan la situación, ya que es la única manera de atajar las amenazas". Para ello, "es necesaria una mayor unión del colectivo que le permita luchar conjunta y eficazmente contra estas coacciones que están proliferando de manera preocupante".

Al respecto, Jesús Manzano, delegado de Asnepa en Extremadura denuncia "la inseguridad en sus negocios a la que tienen que enfrentarse a diario autónomos y empresarios".

"Es imposible que las fuerzas y cuerpos de seguridad pública puedan vigilar constantemente cada empresa y contratar vigilancia privada supone un alto coste que no todos los pequeños y medianos empresarios pueden asumir", advierte Manzano, quien aboga, por tanto, por "implicar a las instituciones en la búsqueda de soluciones mixtas y, sobre todo, que el peso de la ley recaiga sobre estos delincuentes que, en la mayoría de los casos son viejos conocidos de las autoridades".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies