El Ayuntamiento de Badajoz no puede garantizar que el derribo del Cubo de Biblioteconomía pueda realizarse este verano

Actualizado 22/01/2014 16:01:07 CET
Celestino Rodolfo
Foto: EUROPA PRESS

BADAJOZ, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Badajoz, Celestino Rodolfo, ha indicado que el consistorio trabajará para que el proyecto de ejecución del derribo del Cubo de la Facultad de Biblioteconomía esté terminado en la fecha dada por el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx), el próximo 30 de abril, pero no ha podido asegurar que la demolición se pueda llevar a cabo verano, como pide el TSJEx.

   Rodolfo ha hecho este miércoles, a petición de los medios de comunicación, una valoración del auto de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJEx que estima el recurso interpuesto por el ayuntamiento de la capital pacense y amplía el plazo inicial de dos meses para presentar el proyecto de obras hasta el 30 de abril.

   Además, la Sala aprovecha esta resolución y le pide al consistorio que una vez elaborado el proyecto inicie "a la mayor brevedad posible" la demolición, indicándole que adopte "ya" las medidas necesarias "para que pueda llevarse a cabo en periodo estival" y la obra esté antes de que comience el curso 2014-2015.

   El concejal de Urbanismo ha anunciado que el consistorio "solamente" se va a "centrar" en que el 30 de abril haya un proyecto de ejecución para posteriormente iniciar la licitación, pero ha asegurado que "no sabe" si las obras se podrán hacer durante el verano, porque no se pueden "obviar" los cauces de contratación y de habilitación presupuestaria que marcan la ley.

   En este sentido ha señalado que no puede "aventurar" las incidencias que pudieran surgir, ya que podría darse el caso, según Rodolfo, de que el concurso de adjudicación quedara desierto porque no se presentara ninguna empresa.

   También ha recordado que el proyecto de obras determinará la cuantía económica de la demolición, lo que a su vez decidirá el tipo de licitación que hay que hacer, según el concejal, quien ha insistido que en estos procesos hay que observar todos los plazos y las formalidades legales.

   El alcalde tiene previsto firmar este jueves un decreto para que el Gabinete Técnico y los servicios jurídicos municipales conozcan el auto y continúen trabajando en la ejecución del proyecto, para el que habrá que contratar asistencias técnicas para realizar los cálculos de estructuras e instalaciones, ha señalado.

   Además, habrá que resolver aún si el proyecto tendrá que obtener la aprobación de la Comisión de Patrimonio, al tratarse de un Bien de Interés Cultural (BIC), y si la Junta de Extremadura compartirá con el ayuntamiento de Badajoz los gastos de la demolición, algo que tendrá que decidir la Junta de Gobierno Local, según el concejal.

EL AYUNTAMIENTO SE SIENTE "INTIMIDADO"

   Celestino Rodolfo se ha quejado de los términos empleados por la Sala en el auto y por los que el ayuntamiento se siente molesto, ya que incluye en un párrafo unas exigencias en cuanto a los plazos de la obra "para que quede demostrado por parte del ayuntamiento su voluntad de cumplir definitivamente la sentencia a la mayor brevedad posible", dice el auto literalmente.

   En este sentido ha manifestado, "desde el más absoluto respeto y cariño a los tribunales de justicia", que el ayuntamiento cumple los pronunciamientos judiciales "sin necesidad de que esta sala, ni ninguna otra de justicia tenga que intimidarnos en estos términos".

   Ese párrafo "hubiera sobrado", ya que el Ayuntamiento de Badajoz tiene voluntad de cumplir definitivamente la sentencia "sin ser requerido ni intimado", según Rodolfo, quien ha asegurado que el consistorio lo único que ha hecho hasta ahora ha sido usar todos los mecanismos y los cauces legales a su alcance para "hacer valer" lo que considera que son sus derechos y legítimas pretensiones.

   Para que quede demostrada su voluntad de cumplir la sentencia "en la mayor brevedad posible y con los menores perjuicios para todos", el consistorio ha descartado, según Rodolfo, la posibilidad de presentar un incidente de nulidad de actuaciones por haberse la Sala "extralimitado" al pronunciarse sobre unas cuestiones que no le habían sido pedidas por las partes, lo que en derecho se conoce como 'incongruencia extra petita'.

   El consistorio ha rechazado presentar un nuevo incidente al considerar que la Sala lo ha hecho con "la mejor voluntad, la misma que tiene el ayuntamiento", ha concluido.