El centro San Juan Bautista de Badajoz, objeto de una polémica sobre su estado entre PP y Junta

Actualizado 25/01/2006 19:22:21 CET

BADAJOZ, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El centro de menores San Juan Bautista, radicado en Badajoz, fue hoy objeto de una polémica entre representantes del PP y de la Junta, al resaltar los primeros deficiencias y desperfectos en sus instalaciones, críticas a las que desde la Administración regional se respondió asegurando que "no existe ningún riesgo" para la seguridad y bienestar de los menores.

La controversia comenzó cuando, en una rueda de prensa que tuvo lugar en la misma entrada del centro, las diputadas del PP en la Asamblea de Extremadura Cristina Herrera, en calidad de miembro de la Comisión de Política Social, y Teresa Tortonda, como portavoz de Bienestar Social, describían las deficiencias que, a su juicio, presenta el centro de menores, dependiente de la Junta de Extremadura.

En concreto, se refirieron a la existencia de desperfectos en algunos puntos de las instalaciones, y "que llevan un año sin ser subsanados", dijo Herrera, y, por otro, a la, en su opinión, falta de personal suficiente para atender, sobre todo en determinados turnos, "a los alrededor de 40 niños que aquí se encuentran".

En cuanto a los desperfectos en algunas salas del recinto, Herrera enseñó a los medios fotografías en las que aparecían cristales rotos y quebrados, y espejos de los baños a la mitad, además de enchufes con cables al descubierto y escaleras sin barandillas adecuadas.

Así mismo, la parlamentaria llamó la atención sobre las denuncias presentadas por al menos dos trabajadores del centro en relación a la insuficiencia en el número de educadores. "Denuncias que están ya encima de la mesa de Inspección de Trabajo", apostilló.

VISITAS DE MEDIOS

Por su parte y, en declaraciones a Europa Press, el director general de Infancia y Familia de la Junta de Extremadura, Javier Alonso de la Torre, rechazó las acusaciones formuladas por Cristina Herrera sobre la situación del centro.

De la Torre, en referencia a los supuestos desperfectos que llevaban un año sin repararse, se remitió a las visitas que los medios de comunicación realizaron al centro el pasado verano, "cuando --comentó-- recorrieron todo el recinto, obtuvieron las imágenes que quisieron y se vio que todo estaba en buenas condiciones".

En cuanto a las denuncias realizadas por trabajadores del centro, el director general de Infancia y Familia confirmó que "algún trabajador ha mostrado su disconformidad en los últimos días ante la Inspección de Trabajo", pero insistió en que tras las visitas al centro por parte de técnicos de la Consejería de Bienestar Social, de prevención en riegos laborales y de Trabajo, "no se ha detectado ningún riesgo para la seguridad y el bienestar de los menores".

Asimismo, contestó a Herrera a la hora de cuantificar la plantilla de la que dispone el centro, al señalar que "los 30 más los 4 a los que se refiere la diputada popular pertenecen a la categoría de técnicos en educación infantil", a los que hay que sumar 15 educadores y otras 6 personas entre psicólogos y orientadores.