Dos centenares de temporeros rumanos que recogen la aceituna en Extremadura acampan en el término municipal de Mérida

Previa YoutubeCargando el vídeo....
Actualizado 20/10/2010 12:10:17 CET

MÉRIDA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Dos centenares de temporeros rumanos, entre los que hay unos 50 menores, permanecen desde hace unos días acampados en las proximidades de Mérida en chabolas improvisadas con palés, cartones y plásticos y en varias tiendas de campaña en las que malviven a orillas del río en los alrededores de la localidad pacense de Torremayor, en el término municipal de Mérida.

Uno de estos rumanos, Antonio, que es el único que dice dominar el castellano, ha indicado en declaraciones a Europa Press Televisión que tras concluir la temporada de la aceituna en Córdoba se han desplazado hasta Extremadura "con familia, con mujer y todo", para terminar de recolectar la que queda por cosechar en esta región.

"Creo que estamos unas doscientas personas, pero no son muchos niños, unos 50", ha señalado al preguntarle cuántos compatriotas permanecían en este mismo lugar, antes de precisar que trabajan en campos de Almendralejo, Arroyo de San Serván, Calamonte o Mérida, y que cuando concluyan, "en una semana", regresarán a su país.

Pese a estar expuestos constantemente a las inclemencias meteorológicas, tener que asearse empleando cazos que llenan con el agua del río, y a verse obligados a cocinar al fuego de la lumbre, además de estar rodeados de la basura que ellos mismos generan, Antonio aseguró que están acostumbrados a sobrevivir de este modo.

Este joven de 25 años, que está casado y tiene un hijo, ha apuntado que viven así "para poder trabajar" fuera de su país, ya que según ha observado los dueños de las explotaciones agrarias donde suelen trabajar les dicen que "no tienen casas" para alojarlos.

Mientras, la hermana de Antonio, Samanta, de 20 años de edad, muestra con orgullo las chabolas que han levantado junto al río para mostrar que viajan con todos sus enseres, aunque al igual que el resto de sus compañeros, también ella es consciente de que en cualquier momento les pueden desalojar de este sitio.