Las estrategias de riego deficitario controlado en ciruelo japonés pueden ahorrar hasta un 35 por ciento de agua

Actualizado 16/03/2011 15:35:55 CET

MÉRIDA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El empleo de estrategias de riego deficitario controlado en ciruelo japonés puede suponer un ahorro de agua de riego de entre el 29 y el 35 por ciento.

Así se pone de manifiesto en un estudio del Instituto de Investigación Agraria Finca La Orden-Valdesequera llevado a cabo por el investigador del Departamento de Hortofruticultura, Alberto Samperio, en el marco del Master Universitario en Ingeniería y Arquitectura, Especialidad en Ingenierías Agrarias.

Durante el año 2010 se ha estudiado la influencia del nivel de carga frutal y de diferentes estrategias de riego deficitario controlado en una variedad tardía de ciruelo tipo japonés, para evaluar sus efectos sobre la respuesta fisiológica, producción y calidad de la cosecha.

Y es que el sector agrario, especialmente las zonas de regadío, consume alrededor del 80 por ciento de los recursos hídricos, por lo que es necesario adoptar medidas que mejoren la eficiencia en el uso del agua, según informa la Junta de Extremadura en nota de prensa.

En ese sentido, el riego deficitario controlado consiste en reducir el agua de riego en períodos poco sensibles a la falta de agua, "sin afectar significativamente al rendimiento ni a la calidad de los frutos, y en cubrir completamente las necesidades hídricas de los árboles durante el resto del cultivo".

Entre los principales beneficios de esta técnica se encuentran el control del vigor de los árboles en plantaciones intensivas, la mejora de la calidad del fruto, el ahorro de mano de obra en poda, aclareo y recolección, y el ya mencionado ahorro hídrico.

APLICACIÓN EN FRUTALES DE HUESO

Sin embargo, señala el Gobierno regional que para la aplicación del Riego Deficitario Controlado en frutales de hueso, es necesario tener en cuenta las características de la especie, el ciclo de maduración de la variedad y las condiciones de cultivo, "debido a que el estrés hídrico afecta de diferente forma según el periodo en que se produzca, la intensidad y duración".

Los resultados obtenidos hasta el momento demuestran que "es posible el uso de estas estrategias, obteniendo los beneficios anteriormente señalados y sin mermar la producción". En cuanto a la calidad de los frutos, los procedentes de tratamientos deficitarios presentaron mayor contenido en sólidos solubles, sin que se observara un efecto claro en dicha calidad del nivel de carga.

El ensayo continuará durante años posteriores para consolidar los resultados y posteriormente ponerlos a disposición de los fruticultores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies