La EX-336 se cobra siete vidas este fin de semana en uno de los accidentes más graves de los últimos años

Actualizado 12/09/2010 22:06:44 CET

MÉRIDA, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

La carretera EX-336, entre las localidades de Oliva de Mérida y Villagonzalo (Badajoz), se ha cobrado la vida este sábado de siete personas en un choque frontal de dos vehículos. El único superviviente fue un menor de 14 años, que permanece ingresado en la UCI del Hospital de Mérida y continúa estable dentro de la gravedad.

De las siete personas, cabe recordar que dos eran hermanos y dos eran primas, ocupantes todos de un coche BMW; mientras que un vehículo marca Citroen viajaban un matrimonio y un familiar, fallecidos los tres, y el menor herido.

El siniestro, según informó el 112 tuvo lugar alrededor de las 6,24 horas del sábado y se produjo cuando el BMW invadió el carril por causas que aún se desconocen y chocó frontalmente con el Citroen C5.

Se da la circunstancia de que detrás del C5 viajaban familiares de los ocupantes de ese vehículo siniestrado quienes alertaron al 112 del accidente. Estas personas sufrieron una crisis de ansiedad y también necesitaron ser trasladadas al centro hospitalario de Mérida.

Al lugar del siniestro se desplazaron dos unidades medicalizadas 112 con Base en Mérida y Don Benito, dos PAC del Servicio Extremeño de Salud de Guareña y Mérida y otras ambulancias, que sólo pudieron atender al menor de edad pues el resto de los ocupantes de los vehículos ya habían fallecido. Además de varias dotaciones de bomberos de localidades cercanas, quienes participaron en las labores de excarcelación de los cuerpos.

IDENTIDADES

En el vehículo BMW viajaban Alberto Carroza Blanco, de 20 años; Jorge Carroza Blanco, de 26 años; Patricia Gómez Carroza, de 18; y María Nieves Gómez Pozo, de 18 años, vecinos de Oliva de Mérida (Badajoz).

Mientras tanto, en el Citroen C-5 viajaban el matrimonio formado por Matías Béjar, conductor del mismo; su esposa María del Mar Sancho, de 39 años; y una tercera persona, también fallecida y natural de Puebla de la Reina de nombre Benigno Delgado, de 48 años. Junto a estas tres víctimas viajaba el menor de 14 años, Santiago Béjar.

FUNERALES

Los funerales por los siete fallecidos se han oficiado este domingo en las respectivas localidades de origen de las víctimas.

La delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira, ha asistido a las honras fúnebres que comenzaron a las 11,00 horas en Palomas (Badajoz), de donde eran naturales el matrimonio fallecido.

De la misma manera, ha asistido a las 12,30 al funeral en Puebla de la Reina del acompañante del matrimonio fallecido; y a las 17,30 horas ha hecho lo propio en Oliva de Mérida, lugar de nacimiento de los cuatro jóvenes muertos.

CONDOLENCIAS

Diferentes personalidades políticas de la región mostraron durante la jornada del sábado sus condolencias a los familiares de las víctimas; así el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, manifestó su "profunda sensación de pena" por esta "verdadera tragedia".

El dirigente del Ejecutivo extremeño recordó que Extremadura ha registrado en esta última semana diez fallecidos, seis de ellos jóvenes; los cuatro de este accidente y las dos víctimas mortales en el accidente de tren de Carmonita (Badajoz), a principios de semana.

"Todas las vidas humanas tienen el mismo valor", ha indicado, al tiempo que ha añadido que cuando la muerte se produce como consecuencia de accidente donde "hay tanta gente joven, es tremendo".

Junto a Vara, tanto el PP como el PSOE en la región trasladaron su pésame a las familias de las siete víctimas mortales.

Cabe recordar que las localidades natales de las víctimas Oliva de Mérida, de unos 1.900 habitantes; Palomas, de unos 700 habitantes; y Puebla de la Reina, de unos 900 habitantes; han decretado varias jornadas de luto, como comunicaron en declaraciones a Europa Press los alcaldes de Oliva de Mérida y de Palomas, Luis Sánchez y Francisco Gines, respectivamente.