Gobierno local de Cáceres pide a la oposición "que huya de intenciones partidistas" tras las acusaciones por el PGM

Actualizado 05/01/2007 17:16:27 CET

CÁCERES, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

El gobierno local del Ayuntamiento de Cáceres, encabezado por José María Saponi, pidió hoy en comunicado de prensa a los grupos políticos que forman la corporación "que huyan de cualquier intención de manipulación partidista y personal y que sigan trabajando por el interés general y el desarrollo de la ciudad".

De esta forma el equipo de gobierno municipal quiere saldar el cruce de acusaciones desde el PSOE y el PP en torno a los posibles "favoritismos" que se han podido llevar a cabo presuntamente con las recalificaciones de terrenos recogidas en el documento del Plan General Municipal (PGM) y que, según las críticas, beneficiarían a promotores "afines" al PP y al concejal socialista Miguel Hurtado.

Cabe recordar que todo comenzó cuando la portavoz socialista Carmen Heras acusó en rueda de prensa el pasado día 2 a Saponi de enviar una carta para que se estimara parte de una alegación para hacer urbanizables unos terrenos de la Sierrilla y Montebola que afectarían a "promotores afines al PP", según Heras.

El PP desmentía posteriormente esta afirmación y sacaba a a luz que una de las fincas que pertenece al concejal socialista Miguel Hurtado ha sido recalificada en el nuevo PGM, "lo que supondría una ganancia de unos 30 millones de euros".

ENTENDIMIENTO

Tras la polémica, Gobierno local sale al paso hoy con un comunicado en el que emplaza a la oposición municipal a que "el entendimiento que en forma de diálogo se ha mostrado tanto en el debate de la fase de aprobación inicial como tras las alegaciones en la aprobación provisional del PGM, se produzca también en este momento", indica la nota de prensa.

"No caben en política las verdades a medias, toda vez que se convierten en engaños a los ciudadanos", asegura el comunicado, en el que se añade que "usos mal intencionados de documentos manipulados a antojo de una rentabilidad política, o mostrándolos a medias sólo conducen a equivocar y a no dar luz a un importante trabajo desarrollado por técnicos y políticos municipales durante meses".

Así el equipo de Saponi recuerda que el PGM pasará ahora por una fase de notificación personal de más de 500 alegaciones, y después otra exposición pública que dará lugar a un nuevo debate político sobre las alegaciones que se presenten, por lo que el documento no está cerrado todavía.