Greenpeace valora que la Audiencia de Cáceres rechace el recurso de la Central Nuclear de Almaraz

Actualizado 18/09/2008 16:26:23 CET

Ratificando así la sentencia que absolvía a los activistas que se encadenaron a las puertas del recinto el año pasado

CÁCERES, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

Greenpeace valoró hoy que la Audiencia Provincial de Cáceres haya rechazado el recurso de la Central Nuclear de Almaraz contra la sentencia judicial que absolvía a los 18 activistas de la organización que se encadenaron a las puertas del recinto de la planta en mayo de 2007.

En nota de prensa, Greenpeace informó de que la audiencia "confirma la sentencia del Juzgado de Instrucción que absolvió a los activistas de Greenpeace ante las numerosas contradicciones y la poca credibilidad de las declaraciones del representante de la central nuclear".

La organización ecologista precisa que la Audiencia Provincial de Cáceres, mediante su sentencia 94/08 de 5 de septiembre, ha ratificado la del Juzgado de Instrucción número 2 de Navalmoral de la Mata, que en diciembre pasado sentenció absolver a los 18 activistas de Greenpeace que el citado día se encadenaron a una de las puertas del recinto de la instalación, en protesta por la peligrosidad de la energía nuclear".

Añade que a estos activistas la Central de Almaraz "pretendió imputar un delito de coacciones", motivo por el cual "la sentencia de diciembre de 2007 del Juzgado de Instrucción fue recurrida en apelación por la central nuclear, que ahora ha vuelto a sufrir un serio revés judicial".

La Audiencia Provincial, añade Greenpeace, confirma la libre absolución de los 18 activistas denunciados de las imputaciones vertidas en su contra por la central nuclear de Almaraz, basándose en una serie de "importantes fundamentos jurídicos" ya expuestos por el Juzgado de Instrucción nº 2 de Navalmoral de la Mata en su sentencia de diciembre de 2007.

En primer lugar, indica la organización, "dicha sentencia determinó que los hechos denunciados (encadenarse a una de las puertas de acceso a la central nuclear de Almaraz) no son constitutivos de infracción penal y que procedía a la absolución por la ausencia de pruebas que desvirtuasen la presunción de inocencia".

"Además, y la sentencia hacía especial hincapié en ello, el representante de la central nuclear de Almaraz, su jefe de Seguridad, testigo de los hechos denunciados, en su declaración mostró diversas contradicciones ante preguntas clave, la principal referida al número de accesos a la central, como se puede leer en dicha sentencia", añade Greenpeace.

DECLARACIÓN "POCO CREÍBLE"

La sentencia, apostilla, "valoró la declaración del responsable de la central nuclear de Almaraz como 'poco creíble', lo que basaba no sólo en la contradicción de lo afirmado, sino también por la forma de expresarse y conducirse, así como la razón de su conocimiento".

Greenpeace considera que con la nueva sentencia de la Audiencia Provincial "queda en evidencia la actitud falsaria de la Central Nuclear de Almaraz, así como que su verdadera intención y propósito era culpabilizar a los activistas antinucleares para tratar de impedir nuevas protestas, en el ejercicio del derecho de manifestación, contra la actividad contaminante y peligrosa de esta instalación atómica".

Concluye Greenpeace exigiendo al Gobierno socialista que" cumpla su compromiso de poner en marcha antes del fin de la legislatura un plan de cierre de las centrales nucleares", para lo cual propone empezar por "las más viejas y peligrosas: la de Santa María de Garoña (Burgos) y las dos unidades de Almaraz (Cáceres)".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies