Ibarra sostiene que apoyar la Ley Sinde favorece a las "grandes discográficas" y "perjudica a la ciudadanía'

Actualizado 20/10/2010 19:39:54 CET

Bautista (SGAE) expone que cuando un autor "pone precio a su trabajo, tiene el mismo derecho que cualquier otro trabajador"

BADAJOZ, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ha sostenido que "apoyar lo que dice el Gobierno" en la futura Ley de Economía Sostenible, conocida como Ley Sinde, en lo tocante a las descargas por Internet "favorece a la unión de artistas, las grandes discográficas y perjudica a la ciudadanía".

Ibarra ha abogado por "apoyar la libertad" en la red, lo cual consiste en "apostar por la generación de cantidad de creaciones artísticas que pueden ser disfrutadas por una gran cantidad de personas", al tiempo que ha insistido en que lo que hay que hacer es "reinventarse los derechos de autor en la tecnología digital".

Rodríguez Ibarra y el presidente del consejo de dirección de la SGAE, Eduardo Bautista, han defendido hoy en Badajoz, dentro del certamen hispano-luso 'Ágora, el debate peninsular', sus posturas enfrentadas sobre los derechos de autor y de los internautas en el consumo digital de productos culturales.

Ambos han participado, junto al representante de la Sociedad Portuguesa de Autores, Rui Negrao, y el catedrático luso de Ciencias de la Comunicación Antonio Fidalgo en una mesa redonda que, dentro del curso 'Propiedad intelectual y nuevas tecnologías', abordaba, dentro de una diversidad de enfoques, la forma de garantizar el derecho al libre acceso a internet con el de los autores a contar con una obra remunerada.

Rodríguez Ibarra ha defendido, en primer lugar, que tanto los países más desarrollados como las empresas más rentables, son aquellos que más usan e invierten en el desarrollo de las nuevas tecnologías.

Ibarra ha añadido que el 65% de los usuarios de Internet lo hace en búsqueda de contenidos de ocio, de ahí que, en su opinión, "perseguir a aquellos que entran" en este tipo de contenidos es "no contribuir a los intereses de nuestro país", porque si la tecnología de la digitalización "hace que el país avance más deprisa" el hecho de "perseguir" a quienes la usan "es contribuir a que la gente se retire de esa tecnología".

Para el ex presidente de Extremadura el uso de la red hace que los usuarios se "familiaricen con las nuevas tecnologías", a lo que ha añadido que los cambios tecnológicos "siempre han producido trastornos en la producción de bienes y servicios" con "perdedores y ganadores". En concreto, la tecnología de los ordenadores está produciendo actualmente el cambio de modelo en la industria del ocio.

Ha añadido que los beneficiarios de este cambio de modelo "son la inmensa mayoría de los ciudadanos", que pueden acceder por ejemplo a catálogos universales de música, lo cual "es una cosa fantástica", pudiendo "descargar ilegalmente" --haciendo Ibarra con gestos el signo de comillas al pronunciar la palabra "ilegalmente"--, pero también "legalmente" comprar una canción por menos de un euro.

Para Ibarra esta "forma de cultura al alcance de todos" es una "mejora sustancial", frente a la "protección de los beneficios de una élite cultural", momento en el que ha apostillado que "son 600" los autores que reciben el "75 por ciento" de los beneficios "por derecho de copia" de la SGAE. Ibarra ha agregado que un socialdemócrata como él "no" tiene "más remedio que aceptar gustosamente que está por la opción de que la gente acceda libremente" a estos productos.

Ha continuado explicando que si bien este cambio de modelo presenta como "perdedores a la discográficas", sin embargo un mercado "sin penalizar las descargas es absolutamente rentable", "siempre que", ha matizado, se entienda que hay una "tecnología que posibilita ganarse la vida de otra forma" ya que el negocio con el formato físico se está acabando y hay que adaptarse a las nuevas tecnologías que "amplían" mercado.

RECONOCER AL AUTOR

Por su parte, Bautista ha rebatido a Ibarra señalando que son 38.000 los autores que forman parte del reparto de ingresos de la SGAE y que lo que se está produciendo con la llegada de las nuevas tecnologías es una "cambio de gestión" que no de negocio, de modo que "sin unas reglas compartidas por todos no se puede abordar cuál es la solución" a este conflicto.

Eduardo Bautista ha abogado por un equilibrio que nazca del diálogo "plural y multicapas" que sirva para garantizar los derechos de acceso de los internautas y la remuneración de los creadores, contexto en el que ha comparado a las sociedades de gestión y de autores como los sindicatos por su "importancia social".

El representante de la SGAE ha precisado que en ese cambio de modelo de gestión el objeto siguen siendo las "obras de creación", las cuales si bien ahora "están digitalizadas" siguen siendo "elementos distinguibles, con un cordón umbilical, que hay que reconocer, con el creador", de forma que lo esencial sigue estando ahí, que es la creatividad.

Eduardo Bautista ha señalado que lo que hay que "discutir es como se remunera" esa creación "sin que rompan otros derechos reconocidos", aspecto en el que ha abogado por un "sistema compensatorio" en el que "por el bien de todos" sea "lógico y beneficie al conjunto" de los ciudadanos, ya que los autores, ha subrayado, también son en algún momento internautas.

Para Bautista el "hecho de que no exista remuneración" o compensación "en el efecto del trabajo" no va a acabar con la profesión de creador, pero ha defendido que los autores deben tener las misma protección y "derechos laborales o de salud" que tiene un albañil o un conductor por el trabajo que realizan.

Ha subrayado así mismo que la SGAE "admite que los autores puedan hacer lo que quieran con sus obras", pero que "cuando el autor le pone precio a su trabajo tiene el mismo derecho" que cualquier otro trabajador en materia de protección, ya que los derechos laborales están "del lado del trabajador intelectual y del manual".