El juicio a un acusado por el envenenamiento masivo de especies amenazadas comienza este lunes en Don Benito (Badajoz)

 

El juicio a un acusado por el envenenamiento masivo de especies amenazadas comienza este lunes en Don Benito (Badajoz)

Actualizado 17/06/2013 11:34:34 CET

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El juicio por el envenenamiento masivo de aves rapaces protegidas ocurrido en una finca ganadera de Siruela (Badajoz) en 2010, en la que el acusado se expone a una posible pena de un millón de euros, se celebrará este lunes en Don Benito (Badajoz).

El caso, en el que WWF está personada como acusación, pudo ser descubierto gracias a la muerte de 'Atlas', un alimoche marcado por la organización con un transmisor vía satélite, tal y como ha explicado la organización ecológica en un comunicado.

Según se recoge en el escrito de acusación de WWF, el inculpado, un ganadero que tenía su rebaño en la dehesa boyal de Siruela, utilizó cebos envenenados con la idea de matar zorros u otras especies que pudieran atacar a su ganado. En la finca se encontraron los cuerpos de tres alimoches, dos buitres negros, cuatro buitres leonados y otras aves rapaces, todas ellas especies protegidas.

El envenenamiento fue descubierto el 6 de marzo de 2010, cuando localizaron el cadáver de uno de los alimoches, llamado 'Atlas'. Este alimoche era objeto de seguimiento por satélite dentro de un estudio sobre la migración de esta especie. El ejemplar fue envenenado en su viaje de regreso a España, hacia su zona de cría, desde su zona de invernada en África.

Los técnicos de WWF acudieron a Siruela porque el emisor de 'Atlas' daba señal de inmovilidad y lo encontraron junto al cadáver de un cordero, que había sido utilizado como cebo envenenado. Agentes de la Junta de Extremadura y del Seprona se personaron en el lugar de los hechos y encontraron el resto de ejemplares tras revisar la zona.

Además, al inspeccionar el vehículo del ganadero, el Seprona encontró un recipiente con el mismo tóxico que se había utilizado para envenenar a las aves.

El ganadero, según establece el Código penal vigente, se expone a una pena que puede llegar a ser de cárcel y a indemnizar a la Junta de Extremadura en algo más de un millón de euros, por el valor de las especies envenenadas. La fiscalía de Badajoz también ha presentado acusación.

El uso de cebos envenenados es la mayor amenaza para especies en peligro como el alimoche, el águila imperial ibérica, el buitre negro o el milano real, entre otras. España alberga entre el 80% y el 100% de la población europea de estas especies y Extremadura una parte muy importante de la población española.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies