Junta insiste en que la fuga de dos menores rumanos de un centro obliga a comprender "nuevos comportamientos" familiares

 

Junta insiste en que la fuga de dos menores rumanos de un centro obliga a comprender "nuevos comportamientos" familiares

Actualizado 30/11/2007 15:17:14 CET

MÉRIDA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Igualdad y Empleo, Pilar Lucio, dijo que la marcha de dos menores rumanos del Centro de Menores San Juan Bautista de Badajoz obligará a la Administración a comprender los "nuevos comportamientos" de las familias inmigrantes y a conocer "en profundidad" sus raíces culturales, que son cada vez más diversas y presentes en la región.

La consejera de Igualdad y Empleo se mostró así en el trascurso de una comparecencia a petición propia ante la Comisión de Igualdad y Empleo de la Asamblea de Extremadura al objeto de informar de las acciones llevadas a cabo por su consejería en el caso de los menores rumanos del Centro de Menores San Juan Bautista.

Lucio relató pormenorizadamente la cronología de los hechos desde que los menores son separados de su familia ante la situación de "abandono, higiene y desamparo" en el que se encontraban los menores.

RELATO DE LOSA HECHOS.

La Consejería de Igualdad y Empleo, ante los datos aportados por el capitán de la IV Compañía de la Guardia Civil de Talarrubias, cuerpo que descubrió la situación de los menores tras la intervención realizada después de la intervención y diagnóstico médico de una sobrina de los menores en cuestión, que falleció presuntamente por malos tratos en el ámbito del hogar.

El día 15 de octubre los menores ingresan en el Centro San Juan Bautista de Badajoz, y el 17, la directora del mismo se entrevista con la mayor de los hermanos quien trasmite "de forma espontánea" que mantiene "buena relación y apego con su madre con quien desea reencontrarse".

En una reunión mantenida el 23 de octubre entre diferentes técnicos de la sección de programas de Badajoz y de Mérida, en la que participó este último por conocimiento e intervención accidental del caso, se acuerda que los menores permanezcan en el centro hasta que se aclaren las circunstancias en las que se produjeron las lesiones de la sobrina de estos y, además, observando que no hay indicios de negligencia de los progenitores hacia sus hijos, se acuerda otorgarles a los padrees un régimen de visitas.

La consejera explicó que en el informe social emitido el mismo día por los Servicios Sociales de Base de la Mancomunidad de Siruela I se valora la situación de la familia rumana como de "pobreza y marginalidad".

El 29 de octubre se recibe un informe emitido por el Centro San Juan Bautista sobre las circunstancias en las que se produjo, tres días antes, la fuga de los dos menores y en el se considera que podrían estar con sus padres, ya que la mayor de los hermanos había estado intentado contactar con ellos.

El mismo día, 26, momento en el que se produce la fuga, la consejera relató que el centro contactó con la Guardia Civil de Talarrubias que constata que en el domicilio que ocupaban los menores junto con sus padres no se encontraba nadie.

Durante el fin de semana de la fuga se intenta contactar con el representante legal de los padres vía telefónica sin conseguirlo y, el día 29, un técnico de la sección de Programas contacta telefónicamente a través de un número telefónico que el progenitor había facilitado al centro con un señor que se presenta como primo del padre quien informa que se encuentra junto al progenitor y añade que éste último no se puede poner al teléfono por las dificultades que tiene con el idioma, aunque apunta que este se encuentra con los menores con quienes se había encontrado en la calle y añade que con sus padres "se encuentran bien y que no volverán al centro".

Más tarde, el 3 de noviembre, se informa desde el Centro de Menores San Juan Bautista de la desaparición, tras la que los padres de los menores no se han puesto en contacto con el centro ni han visitado a otra hija menor ingresada en el mismo centro.

Respecto a la unidad familiar en cuestión, Lucio dijo que, a pesar de las dificultades idiomáticas y de las barreras culturales, se trataría de una unidad familiar "aceptablemente integrada en el entorno social y vecinal en el que desenvolvía y, aunque de procedencia marginal, nunca crearon problemas".

La consejera Lucio insistió en que, tras tener conocimiento de la fuga de los menores, el Centro San Juan Bautista activó el mismo día un dispositivo de búsqueda para su localización que resultó infructuoso.

NUEVO PRISMA DE LA SOCIEDAD ACTUAL.

Pilar Lucio apuntó que lo ocurrido con los dos menores rumanos obedece a una "nueva cara del prisma" que es la sociedad actual.

"Tenemos ante nosotros un nuevo sistema familiar que se creía superado pero que se presenta cada vez más numeroso y que presenta una actuación especial por parte de la Administración regional", dijo.

Según explicó, la mayor de los hermanos ejercía en la familia el papel de cuidadora y sustituta de la madre, y el rol de la población rumana está marcado, según dijo, por "preservar el grupo y mantenerlo unid", manteniendo además esta familia "lazos de unión muy fuerte entre sus miembros" y en donde las niñas son iniciadas a muy corta edad.

Lucio dijo que la Consejería de Igualad y Empleo tiene este debate sobre la mesa y manifestó la "tranquilidad" de la Administración regional al conocer que los menores están con sus padres.

La consejera también indicó que "incidentes del tipo que nos ocupa, si bien produce preocupación, si se descontextualizan pueden adquirir una relevancia o causar una alarma que perjudique el caracter normalizador e integrador que tienen estos recursos".

"LOS TIEMPOS DEL INTERNAMIENTO HAN PASADO".

Lucio hizo hincapié en que la intención de la Junta es que los centros de menores sean lo más parecido a un hogar y dijo que "los tiempos del internamiento han pasado".

A este respecto criticó y lamentó que "se pueda llegar a hacer política con los menores y con los derechos de la infancia".

Así insistió en que la Consejería de Igualdad y Empleo será responsable ante la "nueva realidad social" pero añadió que los que "nunca hará política" con este tema.

PP CALIFICA COMO "FRÍVOLA" LA ACTITUD DE LA CONSEJERA.

Por su parte, la diputada popular Cristina Herrera Santa-Cecilia calificó como "frívola" la actitud de la consejera al manifestar su "tranquilidad" por el hecho de que los menores se encuentren con sus padres, cuando en un principio fueron apartados de los progenitores por "riesgo social y de desamparo".

Herrera hizo referencia a la problemática que, a su juicio, padece el Centro de menores San Juan Bautista en el que, según la diputada popular, hace "falta" personal.

Para la popular es necesaria una "reforma estructural" en dicho centro y calificó la labor de los profesores y de los trabajadores del centro como "buena".

Finalmente, la socialista Rosa María Delgado agradeció la explicación "concisa" de todos los hechos y apuntó que se debe seguir trabajando para posibilitar que los menores inmigrantes estén "bien atendidos".

También dijo que es "responsabilidad de todos" trabajar para contribuir a que las cosas que marcan la diferencia sean un valor de integración.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies