Más de 80 personas sin techo en la ciudad de Badajoz tendrá cena de fin de año gracias a voluntarios de Cruz Roja

Actualizado 29/12/2009 16:55:46 CET

BADAJOZ, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

Más de 80 personas que no cuentan con domicilio conocido o viven en la calle en la ciudad de Badajoz, disfrutarán de una cena de fin de año compuesta por caldo caliente, estofado de carne, café y las tradicionales uvas, gracias a voluntarios de Cruz Roja de la ciudad.

Además, también está previsto, con motivo de la festividad de Reyes, que "la noche sea igualmente especial", algo que será posible con los fondos obtenidos en la Fiesta de la Banderita realizada en días pasados en la ciudad.

Asimismo, según informó Cruz Roja en nota de prensa, desde que comenzaron las fiestas del mes de diciembre, el voluntariado de Cruz Roja ha repartido, durante las habituales visitas de los miércoles, lotes de productos navideños, alimentos básicos y mantas, entre otros elementos a dichas personas que residen en la capital pacense.

El presidente local de Cruz Roja en Badajoz, José Manuel Gama Caramanza, afirmó que la idea es que los "sin techo sientan momentos agradables como los vividos en sus olvidados hogares", así como intentar "recuperar la Navidad para aquellos que ya la han perdido y pasar todos juntos una cálida noche reviviendo viejos tiempos".

Asimismo, destacó el trabajo que desarrollan cada miércoles, "sin descanso", los 27 voluntarios de Cruz Roja en Badajoz, quienes "dejan a un lado familia, trabajo y descanso para ofrecer sus conocimientos, experiencias y afecto a un colectivo tan olvidado por la sociedad y tan necesitado como es éste".

Cabe recordar que "hace algo más de cinco años", los voluntarios de Cruz Roja comenzaron a prestar asistencia "a una veintena de mujeres que ejercen la prostitución" en la calle. Así, esta acción no se basa "sólo" en llevar "cada noche una taza de café caliente, galletas o preservativos", sino también en "conocer su vida, sus necesidades y tratar de buscar solución a sus demandas".

El objetivo, apuntó, además de la provisión de alimentos, ropa de abrigo o útiles de aseo, es "orientarles hacia los recursos disponibles en el entorno para la resolución de problemas de base", como el alojamiento, el trabajo y el tratamiento de patologías físicas y psíquicas.