La Plaza Miguel Ángel Blanco de Mérida se convierte en "símbolo" de la lucha "abiertamente" contra la "violencia"

Monago
EUROPA PRESS
Actualizado 15/03/2013 14:50:24 CET

MÉRIDA, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno extremeño, José Antonio Monago, ha inaugurado este viernes en Mérida (Badajoz) la Plaza Miguel Ángel Blanco (antigua Glorieta de Juan de Ávalos), que se convierte a partir de ahora en "símbolo" para "no olvidar a quienes sufrieron una violencia contra la que lucharon abiertamente".

En referencia al "asesinato cobarde" de Miguel Ángel Blanco en el año 1997 a manos de ETA, Monago ha recordado que aquel momento supuso una "coacción a un país entero" con "largos días de angustia que revolvieron el alma y la dignidad del conjunto del pueblo español", y ha subrayado que dicha muerte se convirtió en un "símbolo".

"La muerte de Miguel Ángel fue un golpe tan doloroso que se convirtió en un símbolo. Todo un país se enfrentó al terrorismo y mostró su indignación, su repulsa a la violencia y su defensa de la libertad y la justicia", ha sentenciado el presidente extremeño, quien ha destacado también que "muchos compañeros (políticos) cambiaron su proyecto de día desde ese mismo día (del asesino de Blanco)".

"Muchos decidieron dar la cara y abandonar el miedo con el ejemplo de nuestro concejal de Ermua", ha añadido, al tiempo que ha señalado también que "la muerte de Miguel Ángel desbordó el hartazgo de años de miedo y de amenazas. Se convirtió en razón de un 'basta ya' que resuena aún hoy, el 'basta ya' a los 858 asesinatos por ETA en sus 51 años de historia".

ASESINADOS EXTREMEÑOS

En su intervención durante la inauguración de la plaza, Monago también ha recordado que aunque ETA nunca atentó en Extremadura, "entre los asesinados por este grupo 53 eran extremeños, 28 de ellos guardias civiles".

"Esos también fueron 53 duros golpes para todos los extremeños que hoy con este acto mostramos nuestra intención de no olvidar a quienes sufrieron una violencia contra la que lucharon abiertamente", ha sentenciado.

En todo caso, Monago ha incidido en que "hoy no es día de recuerdos y lamentos. Hoy es día de la valentía, el día de la dignidad, el día en que Extremadura decide poner el nombre de Miguel Ángel Blanco a una plaza para con su espíritu seguir dando la cara y seguir diciéndole a terroristas de cualquier origen o ideología 'se acabó el miedo y se acabó la coacción'". "Esa es la fuerza que tenemos como sociedad y no debemos nunca olvidarlo", ha subrayado.

El presidente extremeño ha concluido su discurso con agradecimientos al Ayuntamiento de Mérida por su iniciativa de poner el nombre de una plaza a Miguel Ángel Blanco, y mandando un "gran abrazo" a las familias de las víctimas del terrorismo.

REPUDIA

Por su parte, el alcalde de Mérida, Pedro Acedo, presente en el acto, ha indicado que la inauguración de la Plaza Miguel Ángel Blanco supone un acto que "representa a todos los españoles", y ha subrayado que la memoria de este asesinado por ETA en 1997 "permanece" en el "recuerdo" del país a día de hoy.

Así, ha recordado que tras el asesinato de Blanco, "los españoles salieron a la calle para repudiar crímenes que nunca" se olvidarán, ha dicho, y ha insistido en que el asesinado se convirtió desde entonces en un "símbolo" en defensa de los derechos humanos y los derechos democráticos.

En esta línea, ha destacado que la placa que se ubica en la Plaza Miguel Ángel Blanco inaugurada este viernes en la capital extremeña supone también un "homenaje" hacia quienes "defienden la libertad".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies