Los restos romanos de Mayoralgo en Cáceres se abren al público con visitas programadas los fines de semana

Los restos romanos del Palacio de Mayoralgo en Cáceres
EUROPA PRESS
Actualizado 10/07/2017 13:47:24 CET

CÁCERES, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los restos romanos del Palacio de Mayoralgo de Cáceres, algunos de ellos datados en el siglo I antes de Cristo, ya pueden visitarse a raíz de un convenio que se ha firmado este lunes entre el ayuntamiento de la ciudad y Liberbank, propietaria del inmueble donde se halló el yacimiento durante las obras de rehabilitación del edificio en al año 2001.

En concreto, según reza en el acuerdo, el ayuntamiento se encargará de la gestión y la organización de las visitas, que deberán estar programadas. El horario estipulado será los sábados desde las 10.00 a 20.00 horas y los domingos y festivos por la mañana hasta las 14.00 horas.

La entrada será gratuita pero se debe hacer siempre acompañada de un servicio de guía turístico oficial y la visita estará vigilada por agentes de la Policía Local para garantizar la seguridad del yacimiento. El acceso se podrá realizar desde la puerta situada a nivel de calle en el adarve de la Estrella, o por el paso elevado sobre el adarve que comunica con la muralla medieval, a través de la Torre de Bujaco.

Las visitas las programará el ayuntamiento, se harán en grupo y se comunicarán, al menos, 48 horas antes a Liberbank y se deberá informar del número de asistentes, que estarán acompañador por una persona que ejerza de guía oficial y que esté acreditada.

La firma del convenio de cesión de uso, con una validez de dos años y prorrogable, ha tenido lugar en las propias instalaciones del Palacio de Mayoralgo por parte de la alcaldesa de la ciudad, Elena Nevado, la presidenta de la Fundación Caja de Extremadura, Pilar García Ceballos-Zúñiga,y la directora de Relaciones Institucionales de Liberbank, Ana Echenique.

Nevado ha indicado tras la rúbrica que se trata de "un día importante" para la ciudad porque con este acuerdo se abren al público unos restos de "gran valor histórico" que "contribuirán al mejor conocimiento del pasado de Cáceres", además de complementar la oferta patrimonial y cultural de la capital cacereña.

Para la alcaldesa, es un "deber" y una "responsabilidad" poner a disposición de los cacereños y los visitantes estos restos romanos que para muchos expertos suponen la cuna de nacimiento de la ciudad. Además, ha destacado que con este acuerdo con Liberbank se refuerza la labor social de las entidades financieras.

Por su parte la responsable de Relaciones Institucionales de la entidad, Ana Echenique, ha reconocido que ha sido "un proceso largo" ya que el inmueble, sede institucional de la entidad, es un centro de trabajo y ha sido necesario conjugar el horario laboral con las visitas turísticas. "Pero estamos bastante contentos", subrayó en su intervención.

La presidenta de la Fundación Caja Extremadura, entidad integrada en Liberbank, resaltó la labor investigadora de la organización y el apoyo que se da a proyectos culturales como este, al tiempo que ha agradecido el trabajo de conservación del yacimiento y ha mostrado su disposición a colaborar en la promoción del patrimonio histórico de la ciudad.

IMPORTANCIA ARQUEOLÓGICA

Los restos romanos del Palacio de Mayoralgo, que ocupan un yacimiento de unos 530 metros cuadrados, se descubrieron en el patio del inmueble durante la rehabilitación del edificio en 2001. El hallazgo, además de legitimar la ubicación fundacional romana, amplía la riqueza arqueológica de la ciudad de Cáceres.

Tras las excavaciones efectuadas se han documentado distintas fases ocupacionales, desde el siglo I antes de Cristo hasta nuestros días, ya que se trata de una serie de casas e instalaciones superpuestas de diferentes épocas pero que suponen el origen de la ciudad.

Por ejemplo, de época romana se descubrió parte del foro de la ciudad Norba Caesarina y un tramo de calzada, así como una vivienda con un patio y cisterna en el centro. A partir del siglo III después de Cristo la zona se reestructura y afecta a la configuración de la colonia. En este área aparecen evidencias de un taller de forja, estructuras habitacionales y reforma de la muralla.

De la época musulmana apenas aparecen restos, solo movimiento de tierras y expolio de estructura anteriores, probablemente por el desplazamiento del núcleo urbano a la actual plaza de San Mateo y plaza de las Veletas. Ya en época medieval cristiana, antes de que se unificara el espacio para la construcción del palacio, existían dos palacios, torreón, callejuelas empedradas y humildes casas.

En el siglo XVI se reordena el edificio, adelantando la fachada hacia la concatedral de Santa María. En el siglo XVIII se realiza una escalera y un arco para unir el jardín del Palacio con la Torre de los Púlpitos. Entre el material arqueológico hallado y que ha sido depositado en el Museo de Cáceres destaca un torso de bronce bañado en oro de época romano alto imperial, cerámicas de diversas cronologías y tipología (lucernas, platos, ánforas, candiles...), un sello almohade y una pieza comodín de un juego de mesa.

Entre las ruinas que ya se pueden visitar en el patio del Palacio de Mayoraglo se diferencia una casa, un aljibe que abastecía a las termas y el horno de un taller de forja, entre otros.

La apertura al público de los restos arqueológicos han sido demandada por varias asociaciones culturales de la ciudad, como Torres de Cáceres, que han pedido en varias ocasiones que pudieran ser visitados. Además, también ha participado en la presentación de este lunes la Asociación de Guías-Historiadores de Extremadura que está compuesta por varios jóvenes historiadores extremeños habilitados como guías oficiales de turismo por la Junta de Extremadura.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies