Trabajadores de la enseñanza reclaman frente a la Consejería de Educación en Mérida "paralizar" los recortes

Concentración
UGT
Actualizado 29/02/2012 14:55:28 CET

MÉRIDA, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

Trabajadores de la enseñanza se han concentrado frente a la Consejería de Educación del Gobierno regional, en Mérida, en protesta por las "políticas restrictivas" que se están llevando a cabo en materia educativa, y reclamar su "paralización" y el aumento de la inversión en educación "hasta alcanzar el siete por ciento del PIB".

La concentración ha estado convocada por el sindicato FETE-UGT, y durante su desarrollo, los delegados han entregado el manifiesto 'Defiende lo público, defiende la educación', que se enmarca en una campaña informativa estatal "para denunciar los recortes en el servicio público educativo, que se vienen realizando desde hace dos años".

El sindicato destaca que "con el argumento de la crisis económica" tanto el gobierno central como los autonómicos "están disminuyendo gravemente los presupuestos dedicados a educación", que según los datos que aporta, en el periodo 2010-12 ha supuesto una reducción de 2.470 millones de euros, 70 de ellos en Extremadura.

Unas reducciones que han afectado al profesorado, personal de administración y servicios, centros, servicios y programas educativos, según informa FETE-UGT en nota de prensa.

Con estos recortes "se están modificando las condiciones laborales del profesorado" y existe "una pérdida de empleo público docente evidente, que puede ser una realidad en todo el Estado si la administración central generaliza el aumento de horario lectivo del profesorado de secundaria en la enseñanza pública".

550 PLAZAS EN EXTREMADURA

Según un estudio realizado por FETE-UGT puede suponer la pérdida de 22.942 plazas, a las que habría que sumar las 13.500 procedentes de las jubilaciones, de ellas unas 550 en Extremadura, si no se sacan a oposiciones.

Añade que la pérdida de empleo se está aplicando en "una mayoría de las CC.AA que no cubre las bajas con interinidades o sustituciones del profesorado, a los que hay que sumar la eliminación de programas educativos".

En ese sentido, apunta el sindicato que Extremadura, con la propuesta de supresiones y amortización, especialmente de plazas de profesorado jubilado, en la plantilla de los centros públicos "inicia una tendencia a disminuir el número de profesores para el curso 2012-2013".

En lo relativo a los servicios educativos complementarios, explica el sindicato que "en todas las comunidades hay un proceso de ajuste y recorte", y en el caso de Extremadura, los presupuestos de 2012 presentan una reducción presupuestaria para las aulas matinales, transporte escolar, comedor, actividades formativas complementarias e infraestructuras educativas.

Respecto a la Universidad de Extremadura, FETE-UGT alerta del recorte de 1,8 millones en la partida de pago de costes de personal, y añade que los planes de austeridad de las universidades han supuesto para los trabajadores, "recortes en sus derechos sociales y laborales", entre los que cita pérdida de días de vacaciones, congelación de la acción social o de las aportaciones a los planes de pensiones.

USO DE LA REFORMA LABORAL

Alerta de que en la UEx ya se han iniciado el despido de trabajadores interinos y sustitutos, y "no se descarta el reajuste y despido del Profesorado Asociado para el próximo curso", por lo que en esta línea a FETE-UGT, ha mostrado su preocupación por el "uso" que puedan hacer las universidades de la reforma laboral aprobada por el Gobierno, "que se puede aprovechar para adelgazar más las plantillas".

Ante esta situación, FETE-UGT apunta que seguramente las medidas para suprimir aulas, reducir servicios educativos, aumentar alumnos por aula y horas del profesorado, amortizar puestos de trabajo "harán reducir el gasto, y desde el punto de vista contable será meritorio", pero las consecuencias en educación "serán nefastas y contrarias a buscar la excelencia educativa y la reducción del fracaso escolar, y la equidad educativa e igualdad de oportunidades del alumnado".

En definitiva, advierte el sindicato de que con estas políticas "se está poniendo en peligro la educación, como principio básico de cohesión social y factor de desarrollo", y por tanto "la pérdida de unos de los pilares básicos que sustentan el Estado del bienestar".

Finalmente, FETE-UGT considera la educación como una "inversión de futuro" por lo que reitera su "repulsa" a los recortes en los servicios públicos y reclaman a los gobiernos central y autonómicos "la paralización de estas políticas, y aumentar la inversión en educación hasta alcanza el 7% del PIB".