UGT Extremadura lamenta la "precipitación" de Monago en anunciar una reforma fiscal que no tiene "el más mínimo consenso

Actualizado 05/07/2015 1:45:56 CET

MÉRIDA, 15 EUROPA PRESS)

El sindicato UGT de Extremadura ha lamentado la "precipitación inusitada" que a su juicio tiene el presidente del Gobierno extremeño, José Antonio Monago, en anunciar "por segunda o tercera vez" una reforma fiscal que "no cuenta con el más mínimo consenso social ni político".

Una reforma que "no parece ajustarse a la situación actual de nuestras arcas públicas", ya que se presenta "en un contexto de una recuperación aún incipiente y sobre la que pesa una gran incertidumbre", señala UGT en una nota de prensa sobre la rebaja fiscal que ha anunciado este lunes Monago.

Así, el sindicato critica la "ansiedad de titulares" y la "desesperación electoralista" del presidente extremeño, quien "con un déficit público desbocado" se "lanza a una rebaja temeraria de impuestos que supondrá una caída de ingresos muy sustancial" que, según asegura, supondrá "más de lo que nos cuesta la Universidad de Extremadura anualmente".

Y es que, según los datos que aporta UGT en su nota de prensa, Extremadura, "con un déficit del 2% y una deuda que representa el 18% del PIB", a su juicio, "no puede permitirse y hasta derrochar esta serie de regalos fiscales que hace Monago con intereses exclusivamente partidistas", señala.

Con esta reforma "se ataca y rompe el principio de suficiencia que permite garantizar la prestación de los servicios públicos universales y de calidad, algo que en Extremadura está en entredicho", señala UGT, que plantea la duda de si se pondrán encima de la mesa "nuevos recortes para compensar esta reforma si la economía extremeña no progresa lo suficiente".

En ese sentido, UGT se ha mostrado partidaria de una reforma fiscal que "debiera desde el consenso, ir más allá de una mera visión ocasional y cortoplacista, más allá del 2015", así como "avanzar en la progresividad y la solidaridad, con una redistribución de la carga fiscal".

El sindicato considera "un retroceso" la desaparición del Impuesto de Sucesiones es un retroceso, que a su juici "supone entrar en una dinámica de 'dumping' fiscal entre Comunidades Autónomas."

Finalmente, UGT considera que "se está haciendo dejación de la capacidad pública de actuación con esta reforma absolutamente política", ya que según ha dicho, "vende mucho la idea de bajar impuestos sin tener muy en cuenta que los impuestos son necesarios para financiar un determinado modelo de sociedad y que dependiendo de los ingresos así se podrá gastar".

Ante esta situación, considera el sindicato que en Extremadura "son necesarias políticas redistributivas y de corrección de desigualdades", para lo que son necesarios "ingresos que el Ejecutivo extremeño deja escapar exclusivamente para intentar asegurar la permanencia al frente del Gobierno".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies