UPA-UCE advierte que la instalación de una planta de residuos tóxicos en las Vegas Altas podría destruir 2.000 empleos

 

UPA-UCE advierte que la instalación de una planta de residuos tóxicos en las Vegas Altas podría destruir 2.000 empleos

 

   MÉRIDA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El secretario general de Agricultura y Desarrollo Rural de UPA-UCE Extremadura, José Cruz, advirtió hoy que la posible instalación de una planta de residuos tóxicos en la cabecera de la mancomunidad de las Vegas Altas supondría "tirar a la basura" unos 2.000 empleos directos y "millones" de jornales relacionados con la actividad ganadera y agrícola de la zona, a cambio de generar "15 o 20" puestos de trabajo.

   Según explicó Cruz, unas 56.000 hectáreas de riego quedarían "afectadas" como consecuencia de los vertidos tóxicos de esta planta, "perjudicando gravemente" a las "emblemáticas" plantaciones de tomate, arroz y frutas que se cultivan en los municipios de las Vegas Altas y que constituyen la "principal" fuente económica y laboral de sus habitantes.

   Además, comentó, que los "grandes proyectos" planteados para las zonas de secano, ubicadas "al límite" del sitio en el que se instalaría la planta, podrían resultar "dañados", a pesar de cumplir con todas las premisas de "calidad y respecto al patrimonio medioambiental" exigidas por la propia Junta de Extremadura.

   Cruz hizo estas declaraciones en una rueda de prensa celebrada hoy en Mérida y en la que estuvo acompañado por un representante de la Asociación para la Defensa de la Naturaleza y los Recursos de Extremadura (Adenex), Antonio Gentil; el portavoz de la Sociedad Española de Ornitología en Extremadura (SEO-Extremadura), Marcelino Cardalliaguet; y dos miembros de la Plataforma Ciudadana Vegas Altas contra los Residuos Tóxicos, Francisco Suero y José Quintín.

   A juicio de Cruz, si la Junta de Extremadura da luz verde a este proyecto estaría cometiendo "una contradicción que clama al cielo", pues mientras a los agricultores y ganaderos se les "exige" apostar por una producción "coherente con la sanidad alimentaria", en la que queda "prohibido" el uso de ciertos químicos y sería una "auténtica barbaridad" que una empresa los vierta con el "consentimiento" de la administración.

INFORMACIÓN "OCULTA".

   Por su parte, el representante de Adenex, Antonio Gentil, aseguró que los informes sobre el proyecto elaborados por la empresa promotora "ocultan" información, pues sólo explican que "se trata de una planta de residuos, sin especificar que esos residuos son tóxicos".

   Asimismo, comentó, que el citado informe comete "varios errores" respecto a la distancia que habría entre la planta y los pueblos circundantes, así como en relación al inventario faunístico y botánico de la zona e incluso sobre los cauces que podrían verse afectados por los vertidos y que "en muchos casos, se confunden o se omiten".

   Según apuntó, recientemente la Junta de Extremadura se negó a la instalación de una estación de áridos que se pretendía colocar en el mismo sitio en el que ahora iría la planta de residuos, al considerar que suponía un "riesgo de afección" para los cauces cercanos. No obstante, subrayó, este "riesgo" sería "mayor" si se instala la citada planta, que "contaminaría" al río Alcollarín, y como consecuencia al Guadiana.

"BASURA" AJENA.

   Uno de los representantes de la Plataforma Ciudadana Vegas Altas contra los Residuos Tóxicos Francisco Suero comentó que "la mayoría" de los pueblos de esa mancomunidad se "oponen" a este proyecto, no sólo por las "anomalías y el secretismo de los informes", sino también porque consideran que Extremadura no genera "tal cantidad de residuos" como para "necesitar" este tipo de industria.

   Como apuntó, los "tóxicos" que serían tratados en la planta de Extremadura provendrían de las comunidades autónomas del norte de España que son las "más industrializadas" y las que producen este tipo de residuos.

   En esta misma línea, José Cruz subrayó que este proyecto es algo que a esta comunidad se le "impone desde fuera", y que las regiones del norte e incluso "otros países europeos que traerían aquí sus residuos" son los que "generan estas basuras" y, por tanto son los que "deberían también receptarlas y hacerse cargo de ellas".

"195" TIPOS DE RESIDUOS.

   Por su parte, otro de los representantes de la citada plataforma ciudadana José Quintín indicó que la planta extremeña trataría unos "195" tipos diferentes de residuos tóxicos que serían "enterrados" sin antes pasar por "ninguna evaluación o proceso de reciclaje". Entre estos residuos, dijo, hay substancias catalogadas como "cancerígenas" que pondrían en "peligro la vida de las miles de personas" que habitan las Vegas Altas.

   El portavoz de SEO-Extremadura, Marcelino Cardalliaguet, comentó que entre estos "tóxicos" hay algunos que contienen "cianuros, nitratos, ácido sulfúrico, grasas, lodos aceitosos y otros pesticidas muy peligrosos".

   Además, señaló, que hay otros "tóxicos" que no llegarían a los ríos, sino que pasaría al aire, pues los residuos que se tratarían en la planta, antes de ser enterrados, se mezclarían con lodo y se dejarían "secar al sol", desprendiendo sustancias y provocando un efecto de "contaminación difusa".

   Cardalliaguet adelantó que la SEO-Extremadura presentará "medidas legales" contra la Junta en caso de que "cometa el error de darle el sí al proyecto". Entre esas medidas, comentó, se planifica presentar una queja comunitaria ante Red Ecológica Europea 'Natura 2000'.


La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies