UPA-UCE pide el "desbloqueo" de las ayudas para la ciruela y exige a Monago que actúe "en defensa" del sector

Fruta, Frutal, Ciruelas, Ciruelo
EUROPA PRESS
Actualizado 05/07/2015 7:58:55 CET

MÉRIDA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la organización profesional agraria UPA-UCE Extremadura, Ignacio Huertas, ha rechazado el argumento propuesto por la Comisión Europea de frenar las ayudas de emergencia destinadas a paliar las consecuencias del veto rusa, y ha solicitado al Gobierno nacional y al autonómico el "desbloqueo" de las mismas "cuanto antes".

Asimismo, ha pedido que ambas administraciones exijan "responsabilidades" a la Comisión Europea por "las pérdidas que se puedan ocasionar", y que se articulen "medidas compensatorias de forma inmediata".

Para Ignacio Huertas, se trata del "problema más grave y urgente" que el presidente de la comunidad, José Antonio Monago, tiene "sobre la mesa", por lo que le reclama a éste que lidere la "defensa del campo extremeño".

De igual modo, ante declaraciones del consejero de Agricultura, José Antonio Echávarri, anunciando una reunión prevista para el próximo martes, día 16, ha alertado de que "los productores extremeños no pueden esperar más".

Además, ha recordado al Gobierno regional que "mucha" de la fruta afectada por el veto estaba "a punto de ser entregada" a los bancos de alimentos, por lo que la retirada de las ayudas "puede generar mayores pérdidas económicas al tener que sumar los costes de distribución", explica UPA-UCE Extremadura en nota de prensa.

Igualmente, ha hecho hincapié en la situación de la ciruela, en tanto que se trata de un cultivo "estratégico" para Extremadura desde el punto de vista "social y económico", que "a diferencia de otras producciones afectadas de otras regiones o países, se encuentra en la fase final de cosecha". "La paralización de la ayudas puede llevar a la ruina los agricultores afectados si no se articulan medidas específicas para esta producción", advierte.

Finalmente, ha insistido en la "urgencia" reclamada por los productores y recuerda que se trata de una situación "generada por un problema político, no agrario".