Entrevista de Europa Press con Anxo Quintana, vicepresidente de la Xunta de Galicia

Galicia Actual
Actualizado 18/06/2006 22:40:20 CET

"El acuerdo con el PSdeG es un paso más que el Estatut y tiene una fórmula que reconoce a Galicia como nación que debería servir al PP" "No aspiro a convencer al PPdeG de que Galicia es una nación, sino a que reconozca que si no se hace ahora perderemos estatus" "El cambio está sirviendo para derribar muros y abrir puertas que, hasta ahora, estaban cerradas para el nacionalismo" "Los gallegos distinguen quién es quién en el bipartito, pero el BNG aspira a gestionar su propio proyecto político con mayoría absoluta"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Xunta y portavoz nacional del BNG, Anxo Quintana, asegura que la propuesta de bases para la reforma del Estatuto que suscribió ayer con el secretario general del PSdeG y presidente autonómico, Emilio Pérez Touriño, "es un paso más" respecto al texto aprobado para Cataluña, tanto en su apuesta por reconocer el 'carácter nacional' de Galicia como "en alguna cuestión más".

En una entrevista concedida a Europa Press, Quintana se mostró convencido de que el documento, que se pronuncia en torno a siete criterios básicos, "está a la altura y un poco más" respecto al proyecto catalán, incluso en el reconocimiento de la identidad, puesto que "no puede haber carácter nacional si no hay nación". "¿Puede tener algo el carácter de mojado sin estar mojado?", se preguntó.

En su opinión, "no tiene discusión que Galicia es una nación" y, tras "el acto de responsabilidad" que supone el acuerdo entre socialistas y nacionalistas, "lo que se puede discutir es la fórmula jurídico-política para proceder a ese reconocimiento o los derechos que tal condición confiere".

El vicepresidente gallego confió en que el PPdeG, imprescindible para aprobar la reforma, puesto que requiere de un apoyo de dos tercios del Parlamento gallego, suscriba esta apuesta, ya que el reflejo del 'carácter nacional' supone "una fórmula de consenso que sirve para reconocer a Galicia como nación y que debería servir también al PP".

No obstante, confesó que ni se "atreve" ni se "anima" a "intentar convencer" a la dirección popular de que asuma "la realidad" de que Galicia es una nación. "Aspiro a que reconozcan, independientemente de lo que piensan, que si no procedemos a ese reconocimiento ahora, Galicia va a perder estatus y seguro que eso no hay ningún gallego que ni lo acepte ni lo premie", proclamó.

ESFUERZO DE CONSENSO

En cualquier caso, se comprometió a realizar "todo el esfuerzo para ofrecer coartadas" al PPdeG para lograr el consenso de los dos tercios de la Cámara que exige la revisión estatutaria. "Vamos a ofrecerle nuestra complicidad, pero el PP tiene que aprovecharla", afirmó al solicitar al presidente de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo, que se aleje de "la estrategia suicida de extrema derecha de Acebes y Zaplana".

Así, arguyó que "todas" las comunidades "están subiendo un peldaño y se están moviendo" y Galicia "no puede quedarse quieta" porque "necesita tomar decisiones muy importantes". "No hay mucho tiempo más para tomar esa decisión. Tenemos que saber a qué se va a atener el PP", apremió a los dirigentes populares.

Quintana recordó que los populares se opusieron al reconocimiento de Galicia como nacionalidad histórica en la Constitución y comparó esta actitud con la de "muchas folclóricas con los Beatles, que ahora los reconocen, pero en los años 60 eran unos peludos". "Hay que estar con los tiempos y Núñez Feijóo, que es una persona moderna, tiene que aprovechar para romper esa dinámica en el PP y que no vaya a remolque de los tiempos", sostuvo.

El líder nacionalista rechazó pronunciarse acerca de si el reconocimiento del 'carácter nacional' de Galicia podría generar discrepancias en el seno del Bloque, que siempre ha apostado por el término 'nación', ya que "es una evidencia que Galicia es una nación y lo que se propone es una fórmula que reconozca su carácter nacional". "Hablar en este momento de una dinámica interna en el BNG, cuando acabamos de aprobar un acuerdo tan grande, me parece totalmente fuera de lugar", sentenció.

BALANCE DE UN AÑO DEL CAMBIO

Por otra parte, en el primer aniversario de las elecciones autonómicas en las que el PPdeG perdió la mayoría absoluta tras 16 años de Gobierno, Quintana aseguró que los gallegos tienen "muy claro" que el bipartito "es bueno" para la comunidad y saben distinguir "quién es quién" en la Xunta, aunque subrayó que el BNG aspira a "poder gestionar" su propio proyecto político "con mayoría absoluta".

El vicepresidente aseguró que en 12 meses "se dejó atrás un tiempo de tristeza" para iniciar un gobierno de "ilusión". Además, destacó que el cambio de gobierno está sirviendo para demostrar que PSdeG y BNG pueden gobernar "juntos" e iniciar una "nueva cultura política" y afirmó que esta etapa ha ayudado a "abrir puertas" al nacionalismo.

De esta forma, subrayó que en estos meses se "abandonaron las suspicacias y prevenciones" en el bipartito y los gallegos ven un "gobierno consolidado" que "va a cumplir" el programa conjunto pactado. Por ello, recalcó que no hay que medir el trabajo del Ejecutivo autonómico como un "baremo de lucimiento" del presidente sobre el vicepresidente, sino de "eficacia y cumplimiento" de las responsabilidades de cada uno.

En este sentido, consideró "lógico" que haya "competencia" entre las distintas consellerías, pero precisó que esto no es una característica de los gobiernos de coalición, sino "de todos los gobiernos, incluso los monocolor". Así, aseguró que hay un "único gobierno" y que no hay "ningún gallego" que no sepa que la Xunta está compuesta por el BNG y el PSdeG, por lo que descartó que los mensajes del nacionalismo corran peligro de diluirse. "Dudo que haya un gallego que piense que yo soy del PSOE", ironizó.

No obstante, precisó que el BNG aspira a gestionar su propio proyecto político "con mayoría absoluta". "Esta aspiración no es incompatible con un gobierno de coalición, si los ciudadanos lo deciden así, porque con el pluralismo hay una mayor posibilidad de matices", agregó.

"DERRIBAR MUROS"

Además, destacó que la entrada del BNG en el Ejecutivo está sirviendo para "derribar muros y abrir puertas que, hasta ahora, estaban cerradas para el nacionalismo" porque hay cada vez "más gente" que ve en el Bloque un proyecto "comprometido con el país, serio, solvente y eficaz". Por ello, vaticinó que esta nueva situación favorecerá a los nacionalistas en las próximas elecciones municipales.

"Nuestro objetivo es presentar candidaturas en los 315 ayuntamientos gallegos con la seguridad de que vamos a tener más alcaldías que en las elecciones de hace tres años", pronosticó. No obstante, dijo estar dispuesto a llegar a acuerdos de gobierno en aquellos municipios en los que haya mayorías progresistas, tanto con el PSdeG, reeditando los pactos actuales, como con fuerzas políticas independientes.

En este sentido subrayó que "mucha gente está llamando a las puertas" del BNG para colaborar y "contribuir" en el proyecto nacionalista y afirmó que esta formación está creciendo en afiliación. De esta forma, indicó que "las puertas del BNG están abiertas" para el ex concejal del PSdeG en Vigo Miguel Barros como lo están "para todo el mundo".

Preguntado por la decisión de éste de abandonar el PSdeG, resaltó el "grado de dignidad" que demuestra la determinación de entregar su acta como concejal. "Es un acto que le honra y que debería seguir todo el mundo, no porque se marche del PSOE, sino por su sentido democrático", afirmó.

No obstante, alertó sobre los "fichajes" de independientes que los partidos políticos, como el PSdeG, están realizando en las últimas semanas para las elecciones municipales. "Espero que todo el mundo sea coherente con sus palabras, actos y acuerdos, porque si se firma un pacto -antitransfuguismo- es para que todos lo cumplamos", concluyó.