Touriño admite que "le costaría trabajo pensar" que el PPdeG no se sume a la propuesta del PSdeG Y BNG

Galicia Actual
Publicado 18/06/2006 15:24:10CET

Ve como una "incógnita" saber si el PPdeG se "desenganchará de las ataduras que le impone la política de confrontación" de Génova

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta y secretario xeral del PSdeG, Emilio Pérez Touriño, aseguró hoy que "le costaría trabajo pensar que el PP pueda no estar de acuerdo" con la propuesta consensuada por PSdeG y BNG sobre los "criterios básicos" de los siete temas "nucleares" de la reforma del Estatuto de Autonomía de Galicia.

En una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, Touriño declaró que el acuerdo de mínimos entre PSdeG Y BNG sobre propuestas para el Estatuto gallego se hizo "con vocación de renuncia, de generosidad y de propiciar un punto de encuentro" con la oposición. Declaró que se trata de una propuesta que pretende "sumar y buscar el diálogo" para dotar a Galicia "de un Estatuto de primera".

Según el presidente de la Xunta, es "especialmente relevante" el acuerdo entre los socios del bipartito y supone el "cumplimiento" de lo planeado a los ciudadanos hace un año. Añadió que el proceso de elaboración de ese acuerdo estuvo marcado por "un intenso diálogo y un esfuerzo compartido para modular esfuerzos y encontrar espacios de encuentro", en el que "todos cedimos necesariamente".

Touriño opinó que el conjunto de criterios presentado "contiene las vértebras del estatuto, los elementos pilares básicos", pero que también ofrece "un mensaje de confianza a la ciudadanía en el sentido de que la mayoría parlamentaria está unida en un proyecto común en la reforma del Estatuto".

VÍA PROPIA

Frente a las propuestas de Cataluña o Andalucía, el dirigente del PSdeG defendió la pactada por las formaciones del bipartito como "una vía propia, intransferible, singular y específica". Opinó que, además, responde a las "necesidades reales" en materia de financiación, competencias, compromiso inversor del Estado, reconocimiento del carácter nacional o defensa de la lengua.

Defendió el "alejar" a la Xunta de la "dinámica concreta de la negociación" de la reforma del Estatuto y recordó que ha sido así, salvo en los casos de los acuerdos para sustentar el gobierno y del presentar ayer sobre propuestas. Según dijo, el debate en torno a la reforma "corresponde a los grupos políticos", por lo que espera que, mañana, los grupos de PSOE y BNG en el Parlamento se sienten "inmediatamente" con el portavoz del PP "para empezar a trabajar en la búsqueda de ese consenso".

Sobre las críticas del presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, quien consideró que el documento sólo servía "para mantener la coalición", Touriño le recordó que él "estaba demandando este acuerdo" y que lo estaba "utilizando como arma arrojadiza una supuesta incapacidad suya y de Quintana para ponernos de acuerdo". "Me da la impresión de que Núñez Feijóo debería estar contento porque, aquello que reclamaba, se acaba de producir", señaló, al tiempo que le emplazó a que "estudie con seriedad y con rigor" las propuestas.

En el día del referéndum del Estatut catalán, Touriño consideró "positivo" avanzar en la España plural, para "poner a las autonomías al día" y que los ciudadanos tengan "más capacidad de autogobierno, más proximidad a la política" al tiempo que EL Estado "sale reforzado y garantizando los elementos de cohesión y solidaridad necesarios". Tengo la impresión de que un Estatuto de Autonomía para Cataluña significa una Cataluña más fuerte en una España mejor" y eso "siempre será bueno para Galicia".

LABOR DE LA OPOSICIÓN

Cuando se cumple un año de las últimas autonómicas, Touriño ve al PPdeG "iniciando la tarea" de oposición. Opinó que, "como se ve todos los días", todavía tiene "problemas internos, contradicciones en la propia tarea renovadora y modernizadora que tiene que hacer en su seno y una dificultad de definición en temas vitales para el país".

Según dijo, todavía "es una incógnita" saber si el PPdeG "se va a desenganchar de las ataduras que le impone la política de confrontación permanente" marcada desde Génova y, en asuntos como la reforma estatutaria, si "va a apostar por el país y a elegir su propio camino o va a estar prisionero".

El titular de la Xunta tiene la "esperanza" de que el PP gallego "responda y no quede prisionero" de las directrices de Madrid, que busca "confrontar permanentemente y no llegar a acuerdos en nada que proponga el PSOE". Si esto sucediese en Galicia sería "una grave dificultad para el avance del país", pero Touriño admitió que tiene "una esperanza cierta, razonable de que ése no sea el camino que escoja Núñez Feijóo".

"VAMOS CUMPLIENDO"

En su balance del primer año del "gobierno del cambio", Touriño manifestó que, "entre todos" en Galicia "hemos conseguido abrir un período caracterizado por la estabilidad, la confianza y la ilusión", con espacio para "la esperanza y los grandes retos del país" que se están "edificando" sobre "bases sólidas".

El bipartito ha iniciado "un camino permanente de reformas modernizadoras que Galicia necesitaba", Según el presidente gallego, se está notando la respuesta en el ciclo económico, en cuestiones como la creación de empleo, el descenso del paro, la evolución de las exportaciones, la producción industrial o la propia marcha de la economía reflejan que hay tranquilidad, confianza y serenidad en la sociedad gallega.

Frente a "muchas gentes bienpensantes que podían temer que la transición de Fraga, tras 16 años con mayoría absoluta," significaría "un lío permanente o una inestabilidad profunda", el presidente de la Xunta consideró que se comprueba que "no hay lío, no hay inestabilidad, creo que todo lo contrario". Admitió que le gustaría "ir más rápido", pero dijo saber que el cambio, "que siempre prometió que sería tranquilo, sensato, va por el camino". "Vamos cumpliendo la hoja de ruta", aseveró.

"Me obsesiona cumplir el compromiso con los electores", algo que ejemplificó, en la liberalización de los peajes o la gratuidad de los libros de texto. "Creo que gobernar es cumplir los compromisos", declaró, aunque admitió que "a veces te puedes equivocar".

No se considera "sorprendido" sino "agradecido" por la respuesta "leal" de la sociedad gallega tras el primer año de gobierno, un agradecimiento que, "sinceramente", hizo extensivo a los tres partidos con representación en el Parlamento autonómico.

Touriño aseguró que, en su gabinete, "despacha con todo el mundo" y que su relación con todos los miembros del gobierno autonómico es "fácil y fluida". "Me cuesta trabajo distinguir entre conselleiros según su color político", aseguró. Afirmó que son "un equipo de gobierno" y el presidente "tiene la responsabilidad de cohesionarlo y liderarlo".

El presidente autonómico quisiera encontrase al final de esta legislatura una Galicia "de iguales, más segura, más confiada en sus propias fuerzas" y que estuviese en el terreno de la "convergencia real". "Un país más igual entre mujeres y hombres, que avanzase seriamente en el terreno de la paridad, de la igualdad real y efectiva. Un país en el que la gente joven no tuviese que emigrar necesariamente, un país de futuro para los jóvenes y un país en el camino cierto y efectivo en la convergencia plena con España y con Europa", concluyó.