El PSdeG denuncia que las ayudas por la ola de incendios "dejarán muchas casas y daños sin cubrir"

Publicado 02/11/2017 16:47:49CET

Noela Blanco y el alcalde de Carballeda de Avia (Ourense) coinciden en la necesidad de adaptar la orden a la realidad del rural

OURENSE, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

La diputada socialista Noela Blanco ha solicitado este jueves a la Xunta un cambio en la orden de ayudas para los afectados por la ola de incendios "que se adapte a la realidad" y no sea "una publicidad engañosa" que "va a dejar muchas casas y daños sin cubrir".

Así lo ha manifestado tras visitar el municipio ourensano de Carballeda de Avia, uno de los más afectados por los incendios forestales de los días 14 y 15 de octubre, donde se ha reunido con el alcalde Luis Milia y varios de los vecinos que han iniciado los trámites para solicitar las ayudas tras la pérdida de sus viviendas o almacenes.

Blanco ha confirmado que la orden de ayudas ha generado "alarma" entre los vecinos y el propio alcalde de Carballeda "porque, según el texto, muchas casas y daños no se van a cubrir".

En concreto se ha referido a los almacenes, bodegas, maquinaria agrícola y a los hórreos que no están dentro de la zona perimetral de residencia de los afectados por los incendios.

Para la socialista este requisito demuestra que la Xunta "tiene un absoluto desconocimiento del rural gallego", porque "lo habitual" es que almacenes y bodegas no se encuentren dentro de la propiedad principal.

También ha criticado que no haya partidas económicas para cubrir las pérdidas materiales en el interior de estas bodegas, como maquinaria agrícola o animales, lo que a su parecer "revela" que las medidas están destinadas "a empresas agrícolas, no a un rural donde lo que prevalece es el autoconsumo".

INCENTIVO A LA DESPOBLACIÓN DEL RURAL

Además, ha criticado la cuantía prevista para las ayudas a segunda residencia, que ha considerado que serán "insuficientes" y que supondrán que "muchas queden sin arreglar" y "de este modo se acentúe la despoblación del rural".

Esta misma preocupación la ha manifestado el alcalde Luis Milia, que ha confirmado que desde la apertura del plazo de solicitud su ayuntamiento ya ha gestionado más de un centenar de expedientes.

De esta cifra, 12 son peticiones de ayuda para primeras viviendas, cinco son para segundas residencias y el resto para bodegas y almacenes "donde la gente guardaba su producción agrícola y maquinaria".

EL 90% DE LAS SOLICITUDES, NO TENDRÁN AYUDAS

El regidor ha lamentado que "según la letra pequeña" de la orden "el 90% de las solicitudes se quedarán sin ninguna ayuda", porque los bienes afectados "no están dentro de la parcela de la casa de residencia".

Además, el alcalde considera que salvo las ayudas para restaurar la primera vivienda, el resto será "insuficiente" para arreglar las casas o recuperar las pérdidas económicas.

Así, ha insistido en que "los 38.000 euros, como máximo" para la segunda vivienda serán insuficientes, "porque se han quemado totalmente" y que "los 3.000 euros, a lo sumo, para almacenes no cubrirá las pérdidas de lo que contenían".

"Tenemos la sensación de que estas medidas son un autobombo para la galería, cuando lo normal es que todos los grupos políticos hubieran arrimado el hombro en la misma dirección", ha lamentado Milia.

EL PSOE PEDIRÁ EN EL PRÓXIMO PLENO QUE SE CAMBIEN LOS REQUISITOS

En este sentido, Noela Blanco ha avanzado que la próxima semana el PSOE llevará al Pleno del Parlamento gallego "varias iniciativas" para promover un cambio en la orden de ayudas y para exigir a la Xunta "un cambio" que atienda "las críticas de los alcaldes de las zonas más afectadas".

Blanco ha explicado que la propuesta socialista incidirá en la necesidad de medidas concretas para atender los espacios naturales afectados por las llamas y para impulsar un cambio en la política forestal. También ha adelantado que se realizarán "varias preguntas" al vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda.