Un centenar de trabajadores exige ante la fábrica de Clesa en Caldas de Reis (Pontevedra) mantener sus empleos

Actualizado 04/03/2011 15:54:22 CET

La presidenta del comité de empresa valora que cooperativas gallegas puedan hacerse con la planta pero señala el interés del fondo Oaktree

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Unos 100 empleados de la planta de Clesa en Caldas de Reis (Pontevedra) se han concentrado este viernes frente a las instalaciones de la fábrica en defensa de sus puestos de trabajo y por la viabilidad de la industria láctea, propiedad de Nueva Rumasa, actualmente en preconcurso de acreedores.

En declaraciones a Europa Press, la presidenta del comité de empresa, Dolores Ramos, ha subrayado que el lema que se podía leer en la pancarta que portaron --'En defensa dos nosos postos de traballo'-- es el que "seguirán defendiendo" en los próximos días, hasta que se resuelva la situación de Clesa.

La fábrica pontevedresa, que dejó de abastecer a marcas blancas y supermercados debido a la falta de materia prima, adeuda unos 3,77 millones a las empresas primeras compradoras a través de las que adquiría la leche a unas 523 explotaciones. De este modo, unos 200 ganaderos --según el sindicato Unións Agrarias-- tienen pendientes de cobrar entre 6.000 y 10.000 euros por la entrega de leche.

La movilización, que se ha producido entorno a las 11.00 horas de este viernes, ha estado respaldada por concejales de los cuatro grupos políticos con representación en el municipio --PSdeG, PP, BNG e I.C.dR.--.

Previamente, el comité --compuesto por nueve miembros-- ha reunido a la totalidad de la plantilla --160 trabajadores-- para tratar cuestiones de tipo informativo, como dar cuenta de la manifestación a la que prevén acudir el próximo sábado, día 12 de marzo, en Madrid, por la situación del grupo propiedad de José María Ruiz-Mateos.

Toda la información con la que cuenta la plantilla es "a través del director de planta y de la propia prensa", ha señalado Dolores Ramos. Así, se ha referido a los dos embargos y a las dos hipotecas que pesan sobre la planta de Caldas de Reis.

"INTERÉS DE MUCHOS GRUPOS"

Sobre el futuro de su propiedad, la responsable del comité de empresa ha señalado que "les gusta cualquier opción" de inversión, siempre que afecte "de forma positiva" a los empleados, esto es, "siempre que asegure el mantenimiento" de los 160 puestos de trabajo.

"Tenemos información de que hay interés de muchos grupos", ha indicado, para concretar que el "interés" de un grupo de cooperativas de Galicia por hacerse con ella --como apuntan tanto UU.AA. como el PSdeG-- tendría de "positivo" que la fábrica quedase en manos "de capital gallego".

FONDO NORTEAMERICANO

Con todo, ha señalado que, hasta el momento, el capital era "nacional". "Y estuvimos bien", ha precisado. Incluso, tal y como les ha indicado la dirección de planta, el fondo norteamericano Oaktree Capital es "uno de los nombres que suena", puesto que baraja una eventual inversión en todas las empresas del grupo.

De hecho, representantes de este fondo visitaron este jueves las instalaciones que tiene en Granada la empresa alimentaria Dhul, propiedad de la familia Ruiz-Mateos, dentro del proceso de 'due diligence' que realizará la firma norteamericana en todas las empresas de Nueva Rumasa durante siete días, antes de tomar una decisión.