Comunidades de montes de Pontevedra se quejan de proliferación de caballos salvajes que dañan las plantaciones

Actualizado 29/11/2010 22:10:17 CET

La Policía Local intervino este fin de semana ante un accidente causado por tres equipos que cayeron en un galpón al ceder el tejado

PONTEVEDRA, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las comunidades de montes en mano común de Pontevedra han expresado su malestar por la actitud de la Consellería de Medio Rural al dar "la callada por respuesta" a las quejas de los comuneros por la proliferación de ganado que pasta libremente por esas zonas, destrozando las repoblaciones de especies forestales. Los comuneros también denuncian la "dejadez" de los propietarios de estos animales que carecen de registro.

La Comunidad de Montes de Santa María de Xeve presentó el pasado mes de septiembre sendos informes ante la Dirección Xeral de Montes y la Dirección Xeral de Innovación e Industrias Agrarias e Forestais para evidenciar la presencia de caballos y vacas que, según el presidente de este colectivo, Juan José González Crespo, "llegaron a comer y romper el 80% de los árboles plantados en el plan Monte Vivo".

La problemática trasciende la parroquia de Xeve y abarca otras como Verducido y Lérez. El portavoz vecinal de ésta última, Miguel Vilacova, alerta de la presencia de equinos con trancas en las patas que invaden las carreteras por la noche creando "un verdadero peligro de accidentes". Vilacoba también reclama la implicación de la Xunta, del Seprona y de la Policía Autonómica "para que se obligue a los dueños a identificar a los caballos con su correspondiente microchip".

ACCIDENTE

Precisamente, este pasado fin de semana, la Policía Local de Pontevedra acudió al lugar de Outeiriño, en Xeve, donde un grupo de tres equinos subieron al tejado de un galpón accediendo al mismo desde una finca colindante. Debido a su peso, la techumbre cedió y los animales se precipitaron al interior de la nave.

Uno de los caballos murió a consecuencia de la caída y otro tuvo que ser sacrificado después de que lo examinara un veterinario de la zona, al sufrir un corte profundo en el abdomen. Un potro que también resultó implicado en el percance quedó ileso y el dueño del galpón se hizo cargo del mismo hasta que su dueño sea localizado. Según fuentes policiales, y a falta de obtener una confirmación definitiva, el propietario ya fue identificado.

Desde la Organización Galega de Comunidades de Montes Vecinales en Mano Común, Claudio Quintillán recomienda a las comunidades de montes "que insistan" ante la Consellería de Medio Rural para que se aplique el decreto que regula la presencia de ganado equino.

En declaraciones a Europa Press, Quintillán puso como ejemplo el caso de la Mancomunidad de Montes de Castrove que, a partir de enero de 2011, participará en una comisión mixta junto con la Xunta y la asociación de propietarios de caballos para elaborar un plan de ordenación de este ganado. El objetivo de la Mancomunidad es reunir a todos los equinos salvajes en una gran parcela cerrada donde permanecerían "de forma rotatoria, donde los caballos estarían controlados y, a la vez, servirían para prevenir incendios".

El portavoz de la Organización Gallega de Comunidades de Montes considera que, con este protocolo, "ganamos todos" y aspira, además, a integrar en esta iniciativa a los colectivos de cazadores. Quintillán señaló que experiencias como la de Monte Castrove se aplican también en las zonas de Val Miñor y Ponte Caldelas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies