Rural.- La Estación Fitopatológica de Areeiro descubre la primera mancha del hongo 'mildiu' de la vid en O Salnés

Actualizado 09/04/2008 16:30:52 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Estación Fitopatológica del Areeiro detectó hoy en su parcela de seguimiento en Cuíña, en la comarca de O Salnés, la primera mancha del hongo 'mildiu' de la vid. Esto implica, según este centro, que tan pronto cesen las precipitaciones debe aplicarse el primero tratamiento antimildiu.

El centro dependiente de la Diputación de Pontevedra recordó hoy que ya había advertido de que, desde el pasado día 18 de marzo, la oospora o huevo de invierno del mildiu de la vid había conseguido su maduración en la comarca de Pontevedra.

Por este motivo, el centro dependiente de la Diputación de Pontevedra recomendó que iniciaran los tratamientos fitosanitarios oportunos tan pronto se habían registrado las condiciones climáticas y de crecimiento de la vegetación necesarias para el desarrollo de la enfermedad, con el fin de controlarlas.

El Plasmopara viticola es un protista de la familia de los peronosporáceos, responsable del mildiú de la vid. Es un parásito en sentido estricto, por lo que no es posible cultivarlo en laboratorio en medios sintéticos.

El ciclo de vida de este protista es muy complejo. Durante el invierno sobrevive en una estructura conocida con el nombre de oospora o bien, si el invierno es suave, en forma de micelio dentro de las yemas o en las hojas persistentes de la vid (Vitis vinifera). Cuando se consigue una temperatura ambiental que ronda los 12ºC, a oospora germina y forma un esporanxio, que pode ser dispersado a través del viento. Para que un esporanxio germine es necesaria la presencia de lluvia.

Debido a la movilidad de las zoosporas, este es el período de más peligro para el cultivo. Si las condiciones son las adecuadas --lluvia y una temperatura media de 12ºC-- las zoosporas se disponen cerca de los estomas de la planta, se enquista y forman un tubo germinal que se introduce a través del estoma. Este tubo germinal se desarrolla en la cavidad subestomática dando lugar a las primeras hifas que continuarán con la invasión del huésped.