Rural.- El PSdeG urge a Feijóo "liderar" la compra de Clesa para impulsar un proyecto "100% gallego"

Sonia Verdes
PSDEG
Actualizado 04/03/2011 14:45:12 CET

Espera que el aval del Igape a las empresas afectadas por la deuda de la planta sea "el primer paso" para que la gestionen las cooperativas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El PSdeG urge al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, "liderar" la adquisición de la planta de Clesa en Caldas de Reis, con el objetivo de impulsar un proyecto "100% gallego" y que la fábrica pase a gestionarse por las 23 cooperativas que, "por supuesto, tienen interés" en las instalaciones que Nueva Rumasa --actualmente en preconcurso de acreedores-- tiene en la provincia de Pontevedra.

"Este es un problema de país y un problema de la agenda del presidente de la Xunta", ha afirmado, en rueda de prensa, el secretario de Organización de los socialistas gallegos, Pablo García, quien advierte de que, cuando pasen los dos meses y el grupo de José María Ruiz-Mateos entre en fase concursal, "se judicializará el tema y habrá menos margen de maniobra" para la compra. "Y hasta ahora, la Xunta no se pronunció", ha reprobado.

"Queda poco tiempo para poder hacerlo y hacer de defecto, virtud", ha aseverado Pablo García, de igual modo que la portavoz de Medio Rural del PSdeG, Sonia Verdes, ha coincidido en avisar que Galicia "no puede permitirse un nuevo fracaso", por el que atribuye a la opción de compra de la fábrica de Leche Pascual en Outeiro de Rei (Lugo), el año pasado.

Aunque un conjunto de hasta 23 cooperativas --entre las que se sobresalen Feiraco Irmandiños, Xallas y Melisanto-- pretendieron hacerse por entonces con ella, el Gobierno gallego optó por avalar a cinco de ellas, de carácter "pequeño" y "afines" al PPdeG, que se destinan a la producción de leche líquida y en este momento atraviesan "serias dificultades" debido a la entrada "masiva" de producto foráneo a precios más bajos.

De hecho, durante la comparecencia, Sonia Verdes ha acusado a Alimentos Lácteos --proyecto resultante de la compra de la fábrica de Pascual por Cooperativa Arzuana, Tierra Llana, Gancobre, Indega, Mopan, O Pereiro y Central de Ordes-- de "no cumplir con las expectativas" y de practicar "una política desleal", con valores para la leche "muy por debajo de los costes de producción".

"APOYO INSTITUCIONAL Y FINANCIERO"

"El Gobierno gallego tiene que liderar las medidas para que las cooperativas adquieran y gestionen la planta de Clesa", ha incidido Verdes, para reclamar el "apoyo institucional y participación económica" de la Xunta al grupo de cooperativas a las que, en su día, "boicotearon".

García, por su parte, ha hecho alusión al aval de 1,6 millones de euros que el Instituto Galego de Promoción Económica (Igape) prestó a las cooperativas que hoy conforman Alimentos Lácteos para evidenciar la "necesidad de apoyo institucional, político y financiero".

En este extremo, la diputada del PSdeG se ha referido a la propuesta que el instituto dependiente de la Consellería de Economía e Industria realizó la jornada del jueves a las seis empresas primeras compradoras de leche que realizaban un papel de intermediarias entre los ganaderos y Clesa, pero a las que la fábrica adeuda, en estos momentos, unos 3,77 millones de euros.

Se trata de un aval del 60%, en créditos a dos años y un máximo del 4,5% de interés. "Esperamos que sea el primer paso para impulsar un proyecto más amplio", ha resaltado, para reivindicar que el Grupo Parlamentario de los socialistas gallegos registró varias iniciativas en la Cámara autonómica --los pasados días 23 y 28 de febrero-- a través de las que insta al Ejecutivo autonómico a conceder dichos avales.

MANTENIMIENTO DE LOS EMPLEOS

Asimismo, y a mayores de "impulsar las bases del proyecto cooperativo para la creación de un grupo lácteo gallego", el Partido Socialista pide al Gobierno gallego garantizar la "continuidad" de la fábrica, el "mantenimiento" de los 160 puestos de trabajo y la "estabilidad" para todo el sector.

El PSdeG ha mantenido "contactos", en los últimos días, tanto con el comité de empresa de la planta de Caldas como con responsables de las primeras compradoras. Y, tal y como ha ratificado García en su intervención, la formación está "abierta a cualquier contacto con la Xunta" para tratar de que Galicia "se suba en uno de los últimos trenes" que tiene antes de que "el control" de Clesa vaya a parar a "manos extranjeras".

Según ha concluido el responsable de Organización del PSdeG, en el momento en que finalice el sistema de cuotas impuesto por la Unión Europea (UE), la producción láctea prevalecerá en los lugares que puedan "transformarla y comercializarla con valor añadido", algo que ve posible en Caldas de Reis, ya que Clesa, con una cuota de mercado "importante", se dirige a la elaboración de postres lácteos.