El registro de explotaciones avícolas artesanales mejorará el desarrollo de este tipo de producción tradicional

Actualizado 24/11/2011 17:19:49 CET

También desarrolla un nuevo marco reglamentario zootécnico y sanitario para las explotaciones artesanales

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Consellería de Medio Rural ha publicado este jueves en el Diario Oficial de Galicia (DOG) el decreto por el que se crea el registro gallego del explotaciones avícolas artesanales, con el que la Xunta pretende lograr un "correcto desarrollo de estos sistemas de producción tradicional de Galicia".

Asimismo, el decreto de Medio Rural establece una serie de normas zootécnicas y sanitarias referidas a las producciones artesanales. Según el departamento que dirige Samuel Juárez, esta nueva regulación "es necesaria" ya que las normativas estatales en materia de ordenación zootécnica avícola, aunque son aplicables a las explotaciones artesanales, "están concebidas para la avicultura industrial intensiva".

Según informa la Xunta, el decreto es de aplicación a las explotaciones de aves de cría ponedores de huevos para incubar, hasta un máximo de capacidad de 50 aves adultas; a las de aves ponedoras de huevos de consumo, hasta un máximo de 50 aves adultas; y a las de producción para carne, con un máximo de 400 aves de cebo al año.

Por su parte, el Gobierno gallego asegura que el programa sanitario será establecido individualmente en la explotación o bien colectivamente en aquellas explotaciones asociadas o pertenecientes a una entidad reconocida que cuente con un programa sanitario aprobado y con un soporte técnico para su ejecución en las explotaciones.

La nueva norma también exige nuevos requisitos a las infraestructuras y las instalaciones. Así, las instalaciones deberán contar con sistemas de limpieza y desinfección de los equipos e instalaciones interiores y exteriores, así como dispositivos de comederos y bebederos adecuados y en un número suficiente para asegurar un suministro adecuado a las aves.

Asimismo, las explotaciones artesanales deberán contar con medios de aislamiento y observación para los animales enfermos y, en caso de contar con incubadoras, la zona de incubación deberá estar separada de la zona donde se localice el resto de aves.

LOCALIZACIÓN Y DISTANCIAS

De esta manera, cualquier explotación que se instale tras la aplicación del decreto deberá respetar una distancia mínima de 500 metros con respecto a explotaciones avícolas industriales de cualquier orientación zootécnica ya registradas y otras instalaciones que puedan suponer un riesgo sanitario.

La distancia entre las explotaciones registradas como avícolas artesanales conforme este Decreto podrá reducirse a 250 metros. Sin embargo, la Dirección Xeral de Producción Agropecuaria podrá, excepcionalmente, admitir distancias inferiores a las señaladas entre explotaciones artesanales por motivos justificados de reordenación y concentración de explotaciones o por motivos de las particulares condiciones geográficas.