Touriño condena la violencia contra Leite Río pero aclara que no es imputable a UU.AA. y apela al diálogo

Actualizado 24/04/2008 20:52:36 CET

Reivindica la actuación de Medio Rural y vaticina una recuperación de los precios en el segundo semestre

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, condenó hoy los actos violentos cometidos en los últimos días contra industrias lácteas, pero opinó que estos hechos no son "imputables" a Unión Agrarias (UU.AA.), convocante de la concentración del pasado martes ante Leite Río, que acabó con una carga policial.

En la rueda prensa posterior al Consello, el mandatario expresó su condena "sin paliativos" a estos hechos, aunque puntualizó que todo el Gobierno "siempre" respeta la movilizaciones. Preguntado sobre una supuesta persecución política de UU.AA. al departamento nacionalista de Medio Rural, señaló que el conselleiro, Alfredo Suárez Canal, no le trasladó esa evaluación.

Así, consideró que se trata de un análisis "más mediático que real", a pesar de ser "muy frecuente últimamente", cada vez que se produce un conflicto político. En cualquier caso, insistió en que la violencia "es un mal camino" a la hora de reivindicar mejoras sociolaborales.

Además, asumió que existe un "problema" por el incremento de los costes de producción y la caída de los precios que le abonan a los productores. No obstante, defendió la actuación de Medio Rural --"está trabajando con toda intensidad", enfatizó-- y recordó que no es un agente "propiamente implicado".

SIN VARITA MÁGICA.

Con todo, reconoció que no existe ninguna "varita mágica" para solucionar este problema, por lo que remarcó su apuesta por el "diálogo y la concertación". En esta línea, apuntó que su labor se debe encaminar a buscar "fórmulas de mediación" entre empresas y productores para lograr un "acuerdo estable" entorno a los precios.

De este modo, abogó por un "esquema interprofesional" como el que opera en Francia, en el que se negocien las cantidades a pagar. También manifestó su convicción de que este sector "estratégico" para la economía gallega "tiene futuro".

De hecho, auguró que durante la segunda mitad del año se reconducirá la situación "dura" que se están viviendo cerca de 14.000 explotaciones y que, al igual que 2007, éste será un "buen año" para el sector. Asimismo, señaló que la subida de precios, aunque esta vez más "intensa", suele darse en el primer trimestre del año.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies