Rural.- Unións Agrarias y Fruga alertan del fuerte descenso en la cosecha de uva en las Rías Baixas debido al mal tiempo

Actualizado 13/07/2012 21:45:06 CET

PONTEVEDRA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos Unións Agrarias y Federación Rural Galega, a través de la Asociación Galega de Viticultura, aseguran que la cosecha de uva de este año será muy inferior a la de 2011, cuando se vendimiaron 42 millones de kilos en la denominación de origen Rías Baixas. La lluvia, la niebla y la humedad han sido el "caldo de cultivo" de los hongos y las plagas como el mildiu que reducirán la cosecha al 30 por ciento, según las previsiones.

El secretario general de Unións Agrarias en O Salnés, Manuel Ángel Dopazo, asegura que el ataque del mildiu está siendo "terrible" y que "la mayoría" de los viñedos de esa comarca están afectados. "Si la cosecha ya era escasa, aún se va a mermar más", afirmó Dopazo, que calcula que puede bajar hasta un 75 por ciento. Esta situación no solo afecta al sector vitícola, sino que también perjudica a los productores de productos hortícolas, como tomates, pimientos o lechugas.

Por su parte, el presidente de la Asociación Galega de Viticultura, Roberto Rivas, expone que a la reducción en la cosecha, se añaden también unos gastos de producción "muchísimo mayores", a los que habrá que sumar la subida del IVA anunciada por el Gobierno. "Ya hubo pérdidas en la fase de floración", explicó Rivas, motivo por el cual en la zona de las Rías Baixas hubo que "duplicar los tratamientos".

RENTABILIDAD

Además de incrementar las medidas de control de los cultivos, el representante de la Federación Rural Galega destaca que también habrá que invertir en una mayor mano de obra para tareas como deshojar o retirar los racimos afectados por la plaga. Mientras que 2011 fue "el mejor año de la historia", se cree que esta campaña "no llegará a los 20 millones de kilos", lamentó el dirigente de Unións Agrarias en O Salnés, que mostró su preocupación porque "no se van a cubrir los gastos".

Mientras que el pasado verano "quedaron muchas uvas colgadas", las expectativas a corto plazo para este año tan "anormal" hacen pensar a los sindicatos agrarios se producirá una "caída de la rentabilidad", precisó Dopazo.

A estas alturas los viticultores carecen aún de contratos homologados, por lo que "no tenemos garantizado un precio digno" de la uva, advirtió Roberto Rivas. El sector aguarda la convocatoria de la Mesa del Vino por parte de la Xunta, que convocará a representantes de las bodegas y de los sindicatos agrarios, pero "la propia Administración está dividida" y se desconoce cuándo comenzarán a aproximar unas posturas que, de momento "están divididas", puesto que las bodegas están "llenas de vino" y de otra parte, los productores aspiran a "subir el precio".