Vicepresidencia reconoce dificultades para completar el dispositivo de voluntarios en el monte fuera del verano

Actualizado 10/05/2007 17:06:48 CET

Destaca su utilidad para prevenir incendios y disuadir a los incendiarios y anuncia que en agosto serán 3.000

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El director xeral de Xuventude e Voluntariado, Rubén Cela, reconoció hoy la existencia de problemas para completar el dispositivo de Voluntarios do Monte Galego, a excepción de los meses de verano y aquello con mayor riesgo de incendios.

En respuesta a una pregunta del BNG en la Comisión 5ª, Cela señaló que, durante los primeros meses del año, los gallegos no perciben un riesgo "tan inmediato" de incendios forestales. "Por eso se hace más laborioso completar los equipos de voluntarios, a diferencia de lo que ocurrió el pasado verano", aclaró.

No obstante, defendió la puesta en marcha de este sistema de voluntariado porque resultó "útil" durante el pasado verano para vigilar los montes y disuadir a los posibles incendiarios. En este sentido, precisó que la experiencia del pasado año ha sido "muy útil" este para "poner a rodar" este proyecto.

Por ello, avanzó que los voluntarios que, actualmente vigilan los montes durante el fin de semana, extenderán su labor a los días de semana a medida que se acerque el verano. Así, y a pesar de reconocer dificultades, indicó que el ritmo de participación "es muy bueno" y dijo esperar que en agosto estén operativos unos 3.000 voluntarios en distintas zonas de vigilancia.

Actualmente, son 300 los voluntarios que se movilizan cada fin de semana. Vigilan 12 zonas distribuidas en las cuatro provincias y que fueron escogidas en base a los datos estadísticos facilitados por la Consellería do Medio rural como la mayor sensibilidad de determinadas zonas para sufrir incendios forestales.

"ELOGIABLE"

Cela precisó que un "alto porcentaje" de los voluntarios que participan en estas labores de vigilancia vuelve a repetir y recalcó que su función es "complementaria y no sustitutiva" de los equipos de lucha contraincendios. "La buena participación demuestra que los gallegos estamos dispuestos a perder horas de trabajo para salvar nuestro patrimonio, lo que es muy elogiable", apuntó.

Finalmente, recordó que el pasado año fueron 6.000 personas las que se registraron, de las que 4.000 realizaron trabajos efectivos en el monte. Además, destacó que estos voluntarios no trabajaron sólo durante el verano, sino también durante el invierno regenerando las zonas más afectadas y realizando trabajos de educación y sensibilización ambiental.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies