La Xunta estudia la posibilidad de "cobrar por apagar" los incendios forestales para concienciar a la población

 

La Xunta estudia la posibilidad de "cobrar por apagar" los incendios forestales para concienciar a la población

Actualizado 30/06/2006 16:00:42 CET

De forma experimental, este verano habrá cámaras termográficas en los montes que detectan un fuego de 1 metro cuadrado a 10 kilómetros

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El conselleiro de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal, anunció hoy que su departamento estudia la posibilidad de promulgar una ley para "cobrar por apagar" los incendios forestales a aquellos propietarios que tengan "el monte abandonado y no cuidado", como una medida de "concienciación" para la población gallega.

En la presentación del Plan Infoga 2006, Suárez Canal explicó que "en ningún caso será un mecanismo de recaudación", sino que el objetivo de la medida es "gravar el monte abandonado y no cuidado" y fomentar que los propietarios desbrocen y mantengan limpios sus terrenos.

El objetivo de Medio Rural es articular la iniciativa para próximas campañas, de tal forma que en años venideros se cobre una tasa por apagar fuegos forestales de forma similar a lo que sucede con el canon que perciben los bomberos por apagar los incendios urbanos.

"Estamos barajando esa posibilidad de establecer una tasa allí donde hubiese que actuar", explicó el titular de Medio Rural. A pesar de no querer adelantar más datos de la propuesta, sí dejó claro que "quedarán eximidos de pagar los que tengan el monte cuidado", ya que ese es el gran objetivo de la iniciativa, que deberá ser aprobada por ley.

INFOGA 2006

En cuanto al dispositivo previsto por la consellería para la presente campaña, contará con un presupuesto de 37 millones de euros para la prevención y con otros 32 millones para la extinción de incendios, según explicó el director xeral de Montes, Alberte Blanco.

Entre las principales novedades, la Xunta instalará "de forma experimental" cámaras termográficas en los montes gallegos, un sistema usado ya en otras comunidades que permitirá detectar en tiempo real conatos de incendio de apenas un metro cuadrado a una distancia de 10 kilómetros. Blanco eludió concretar cuántos aparatos se instalarán y sus ubicaciones.

Otra de los ejes del plan será potenciar la investigación de los incendios para eliminar "la sensación de impunidad", para lo cual se pondrán en marcha 19 brigadas de investigación forestal, una por cada distrito. "Es posible identificar a los culpables mediante la investigación", aseveró el director xeral de Montes, que también destacó que se incrementará la colaboración entre los agentes del Seprona y el personal antiincendios.

VIGILANTES ANÓNIMOS

Medio Rural también incrementará la presencia de "vigilantes anónimos" en aquellas zonas más susceptibles de registrar incendios. Otra de las novedades del Plan Infoga 2006 es la creación de una brigada de actuación especializada, Beluga, que estarán concentrados en la zona sur de Galicia y dispondrán de "gran formación". Este personal estará dedicado a abordar incendios "de cierta gravedad" y "situaciones extremas", dada su especial preparación.

El dispositivo de extinción de incendios, que estará plenamente operativo desde la próxima semana, contará con un total de 466 brigadas, compuestas por siete personas, así como más de una decena de helicópteros, otros tantos aviones y más de un centenar de motobombas.

PREVENCIÓN

Además, los responsables de Medio Rural insistieron en la importancia de la política preventiva y subrayaron el esfuerzo realizado para poner de acuerdo a "colectivos históricamente enfrentados", ya que muchos incendios son provocados por conflictos entre distintos sectores.

En ese sentido, Alberte Blanco explicó que han logrado acuerdos entre comunidades de montes del Barbanza y asociaciones de ganaderos que ya han logrado "resultados prácticos", porque se ha producido un incremento de la vigilancia. También se trabaja en un área especialmente conflictiva como la ourensana Serra de San Mamede.

POLÍTICA INFORMATIVA

Por su parte, el conselleiro puso especial énfasis en destacar que la cuestión de los incendios es "una lucha de todos" y explicó que trabajarán para "ponérselo complicado a la gente que quema el monte". Su objetivo es reducir el número de incendios a medio plazo para poder destinar "parte de esos importantísimos recursos" a poner en valor el medio forestal.

El titular de Medio Rural aseguró que su departamento mantendrá "una política de transparencia informativa" con tres partes diarios, aunque advirtió a los medios de que "hay que diferenciar entre la información y la sobredosis".

Finalmente, indicó que Medio Rural no realizará valoraciones sobre los fuegos y aseguró que no entrarán "en controversias" para minimizar o ampliar la superficie quemada. Asimismo, advirtió del peligro de efectuar comparativas entre los mismos períodos de varios años porque "la climatología es determinante para el resultado de los incendios".

Galicia cuenta con más de dos millones de hectáreas de superficie forestal, de las cuales casi 1,5 millones es arbolado. El 68% de los montes es de propiedad privada y sólo un 2% público, por casi un 30% en mancomún. La superficie forestal de especial riesgo ocupa un 20% del total.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies