La Xunta estudia "posibilidades de apoyar" a municipios en la limpieza de franjas de seguridad frente al fuego

Tomás Fernández Couto En La Comisión De Incendios
EUROPA PRESS
Publicado 22/03/2018 19:47:47CET

Fernández-Couto aboga por el "consenso" en el plan forestal, pero ve dificultades por las "demandas de la industria de la madera"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El director xeral de Ordenación Forestal, Tomás Fernández-Couto, ha informado este jueves de que la Xunta estudia "posibilidades de apoyar" a municipios en la limpieza de franjas de seguridad secundarias -aquellas situadas en las inmediaciones de viviendas e inmuebles-- frente al fuego en núcleos habitados.

En la comisión de incendios del Parlamento gallego, Fernández-Couto ha afirmado que "lo que aconteció el 15 de octubre nunca había acontecido", con una "alta actividad incendiaria" en "condiciones extremas", por lo que cree que "eso requiere una reflexión". Y ahí, las franjas de seguridad "cada vez más aparecen como determinantes".

Aunque se ha quejado de que la administración local "podría haber hecho más de lo que hizo", sostiene que Medio Rural "está viendo cómo complementar esa actuación municipal". Con todo, apunta que debe ser "de un modo progresivo". "No vamos a ir a hacerlo todo ahora de repente en cuatro meses", observa.

De tal forma, el responsable de la política forestal de la Xunta avanza que se trabaja en poner en marcha "medidas potentes para actuar" y "apoyar", pero también "exigir una actuación a los ayuntamientos de forma decidida".

En esta línea, ha puesto en valor medidas ya puestas en marcha en los últimos tiempos para facilitar actuar en franjas de biomasa, recogidas en la ley de acompañamiento de los presupuestos, ya que "muchas veces es imposible" localizar al titular de un terreno que no cumple la legalidad.

Respecto al operativo contra el fuego, ha defendido su "eficacia", pero cree que se pueden analizar "posibles mejoras", porque se deben crear condiciones "estructurales" para su actuación ante "situaciones extremas".

EN LA BÚSQUEDA DEL "CONSENSO" EN EL PLAN FORESTAL

En lo tocante al futuro plan forestal -que ha sido remitido a los miembros de esta comisión--, Tomás Fernández-Couto ha resaltado que el actual borrador se elaboró en base a un documento de directrices "en el que participó todo el mundo que quiso".

Aquí, defiende que se debe trabajar en la búsqueda del "consenso", pero advierte de que "si el reparto del territorio forestal de Galicia se tiene que hacer en base a las demandas de la industria de madera probablemente será difícil el consenso".

Aboga por adecuar la superficie destinada a la madera de forma "sostenible", con "un reparto equilibrado del territorio" para cada uso. Por ello, ese consenso "tiene que ser real" y "entre todos los actores", porque "la madera es un factor importante pero no es el único".

Entre otros aspectos de este plan, indica que se trasladó que "no se debía aumentar el dinero para extinción", pero "tampoco disminuir el operativo".

Asimismo, se reserva un 23% del territorio para 'carballeiras' (robledales) y zonas de ocio, unido a otro 24% de zonas de pastos. También se ha referido a que el Ministerio de Agricultura trabaja en establecer un inventario de especies de crecimiento rápido para todo el norte de España a revisar cada cinco años.

En otro orden de cosas, Fernández-Couto se ha referido a la situación de las Sociedades de Fomento Forestal (Sofor), que valora "van arrancando", pues hay 11 constituidas con unas 4.000 parcelas. Prevé que a final de 2019 "se triplique" esta cifra ante las peticiones de información que han recibido.

PIDEN QUE COMPAREZCAN REDACTORES DEL PLAN FORESTAL

Por su parte, todos los grupos de la oposición han coincidido en reclamar que los redactores del plan forestal de la Xunta comparezcan también en esta comisión, ya que se han producido "quejas" desde diversos sectores.

Sobre este extremo, Davide Rodríguez (En Marea) ha dejado claro que ese documento "va a nacer muerto" si sale adelante sin participación, mientras considera que los planes de ordenación deben partir de la propia "gente que viva en el rural".

Asimismo, José Quiroga (PSdeG) se ha quejado del "exceso de inmovilismo" de la Xunta en la elaboración del Pladiga. Una cuestión en la que ha coincidido Xosé Luís Rivas, Mini (BNG), que ha criticado que "este año se vuelve a repetir" el retraso en la presentación de este plan de lucha contra incendios.

A renglón seguido, el diputado popular José González ha agradecido el tono de los grupos de la oposición y se ha mostrado a favor de trabajar entre todos en la búsqueda del consenso.

POTENCIAR INVESTIGACIÓN DE AGENTES FORESTALES

Por otra parte, el segundo compareciente de esta tarde en la comisión ha sido el agente forestal Manuel Gómez Trabada, quien se ha referido a la "necesidad real de investigar las causas" de los incendios, pues existen "dificultades en la gran mayoría de los casos en llegar a identificar al causante del fuego".

Al igual que otros compañeros suyos en jornadas pasadas en esta comisión, Gómez Trabada ha destacado como "necesario" que se potencien las brigadas de agentes forestales de investigación, ya que son los que "mejor conocen el terreno" y los primeros en llegar a los fuegos.

Además, se ha quejado de que la labor de los agentes forestales es "poco o nada reconocida", ya que "casi siempre permanece a la sombra de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado".

"ESTRATEGIA DE ANTICIPACIÓN" ANTE LOS INCENDIOS

El cierre de esta jornada de jueves con seis comparecencias en la comisión ha corrido a cargo del director del departamento de Economía Aplicada en la USC, Edelmiro López Iglesias, quien fue director xeral de Desenvolvemento Rural con el bipartito y forma parte del comité de expertos de los incendios en Portugal en 2017.

López Iglesias pone el foco en que "hay lecciones de la experiencia de 2017" en Galicia y Portugal que "se deben aprender". Ante esto, aboga por una "estrategia de anticipación" a los incendios, ya que "lo importante en el futuro no va a ser la acumulación de más medios, sino la capacidad de prever esos episodios climáticos extremos" y de "dar una respuesta muy rápida".

Y es que las alteraciones climáticas "aumentan de forma considerable del Tajo para arriba", y, "previsiblemente, lo van a hacer más en el futuro", con un "riesgo de incendios de gran intensidad".

López Iglesias llama a actuar ante factores "estructurales" como las "enormes deficiencias" en la ordenación del territorio y el "incumplimiento generalizado" de la normativa, que conllevan una acumulación de combustible.

La "prioridad" debe ser reducir esa vegetación con cambios normativos, que tienen que ir acompañados por medios humanos y materiales que "permitan pasar del papel a la realidad". Esto tiene un "coste elevado" para los propietarios, que "no tienen ningún retorno económico para quien lo hace". Por tal motivo, piensa que se necesita una "reflexión sobre cómo redistribuir los costes".

También, se ha mostrado a favor de que prevención y extinción de incendios estén ligados en ambas direcciones en "un único dispositivo".

Finalmente, Edelmiro López Iglesias ha lanzado una idea que puede ser "polémica", según ha dicho. Dice que le gustaría que una mejor gestión del territorio estuviese vinculada con una revitalización de zonas rurales, pero reconoce la dificultad de que eso ocurra, por lo que juzga que igual es necesario "aceptar" que personas o empresas pueden desarrollar una actividad en el rural aunque no residan habitualmente en la zona.