El 22% de los gallegos reconoce que se pone el casco para ir en moto tras la entrada del carné por puntos

Actualizado 22/06/2007 14:21:19 CET

Depender de terceros o del transporte público, lo que más temen los conductores en Galicia si pierden el permiso de conducir

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El 22,2% de los gallegos reconoce que tras la entrada en vigor del carné por puntos se pone el casco para conducir ciclomotores y motocicletas, un porcentaje que destaca con una "diferencia muy importante" con respecto al resto de las comunidades españolas.

Así lo revela un estudio de la compañía de seguros ARAG sobre lo que piensan los españoles del carné por puntos, que pone de manifiesto que "sólo uno de cada cuatro gallegos dice haber cambiado su comportamiento al volante tras la entrada en vigor" de este sistema, según indicó en rueda de prensa la directora de comunicación de ARAG, Virginia Tusell.

El trabajo demoscópico, realizado a través de un total de 2.014 encuestas en toda España, cien de ellas realizadas en Galicia, acredita el suspenso de los conductores gallegos sobre sus conocimientos del permiso por puntos, ya que alcanzaron una media de 4,32 puntos sobre 10 al ser preguntados sobre cuestiones básicas de este sistema, aunque piensan que "tienen un conocimiento suficiente". Al respecto, Tusell incidió en que "todas las comunidades suspendieron".

Entre otros aspectos, el 81,47% de los conductores en Galicia desconoce, según el citado estudio, con cuántos puntos se penaliza el exceso de velocidad en ciudad, el 68,92% en carretera, y un 78% por no mantener la distancia de seguridad. También son muy pocos los que saben que no resta puntos conducir un coche sin haber pasado la ITV o por no llevar encima el permiso de conducir.

Por contra, las infracciones con un mayor porcentaje de acierto fueron las referidas a conducir sin el cinturón (44%), utilizar el móvil mientras se conduce (43,84%) y superar la tasa de alcoholemia al volante (41,8%). Con todo, el estudio refleja que el porcentaje de conductores gallegos que ha respondido correctamente sobre los puntos de penalización de las principales infracciones de tráfico "no llegó en ningún caso al 50%", precisó Tusell.

CONSECUENCIAS

Asimismo, el estudio destaca que sólo un 21% de los conductores gallegos entrevistados baraja la posibilidad de que pueda llegar a perder el permiso en alguna ocasión. Así, el 78,9% considera que no le sucederá y, de estos, un 28% está seguro de ello.

Las consecuencias que "más temen" los conductores gallegos frente al resto de españoles se centran en depender de terceros o del transporte público para poder moverse. También superan la media nacional en el hecho de considerar que la retirada del permiso afecte a su trabajo.

Además, el citado estudio, promovido por el catedrático de Seguridad Vial Luis Montoro, subraya que los gallegos "son los más preocupados por el dinero" a la hora de tener que desembolsar casi 400 euros para examinarse y volver a recuperar el permiso.

Con todo, reconocen que la finalidad primordial del permiso por puntos radica en la mejora de la seguridad vial en las carreteras y ciudades y no perciben un fin recaudatorio. De este modo, la gran mayoría admite que el sistema le gusta (77,22%) y se muestra a favor (77,76%).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies