Unos 70 padres de Abadín impiden las clases en el instituto en protesta contra la supresión del primer ciclo de ESO

Actualizado 16/06/2008 20:11:21 CET

Anuncian "medidas más drásticas" si Educación no se "digna" a recibirlos y no descartan la vía judicial

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Unos 70 padres del Ayuntamiento de Abadín impidieron hoy que los escolares asistiesen a clase en el instituto 'Aquilino Iglesia Alvariño' de este municipio lucense para protestar por la supresión del primer ciclo de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en la localidad, de modo que el centro estuvo paralizado toda la jornada escolar.

Los servicios de transporte llegaron esta mañana al instituto totalmente vacíos puesto que, además de los más de 40 alumnos afectados por la medida, el resto de los escolares tampoco acudieron a clase "en solidaridad" con sus compañeros.

Así lo confirmó a Europa Press el portavoz de los padres de alumnos en contra de esta medida de la Consellería de Educación, Marcelino Díaz, quien explicó que se concentraron a las puertas del centro de secundaria desde las 8.30 hasta las 11.00 horas. Los profesores y el resto de personal del instituto también se quedaron fuera.

El colectivo organizó este acto reivindicativo con motivo de la visita al centro de varios inspectores de Educación, aunque finalmente no acudió ninguno. "Nos están vacilando", afirmó Díaz para criticar la ausencia de los inspectores.

ÓRDAGO A EDUCACIÓN.

Además, instó a la conselleira de Educación, Laura Sánchez Piñón, a que se "digne" a recibirlos, una petición que los padres de los más de 40 alumnos afectados mantienen desde que se conoció la decisión de la Xunta de suprimir los dos primeros cursos de ESO en el centro de Abadín --para desplazar a los alumnos a Vilalba--.

En su opinión, en Abadín "hay suficientes niños para mantener el instituto" y explicó que obligar a los niños a desplazarse "les obligaría", en muchos casos, "a tener que levantarse a las 6.00 de la mañana y estar más de una hora en autobús".

En los próximos días, el colectivo espera una llamada del delegado de Educación en la provincia. De lo contrario, si la falta de respuesta de la Administración autonómica continúa, Díaz confirmó que estudiarán "medidas más drásticas", entre las que no descartan "incluso métodos judiciales".

OTROS CENTROS AFECTADOS.

Además del instituto de Abadín, se verán afectados otros seis centros de la provincia de Lugo, en concreto, los de los municipios lucenses de Portomarín, Paradela, Samos, Triacastela, O Incio y Baleira, de donde casi 100 alumnos serán trasladados a centros de secundaria de Castroverde, Lugo y Sarria.

En la provincia de Pontevedra, serán cuatro los colegios en los que se suprimirá el ciclo, en Agolada, Crecente, Arbo y Covelo, con 145 alumnos afectados que continuarán sus estudios en centros de Lalín, A Cañiza, As Neves y Ponteareas.

En Ourense, el único colegio en el que se aplicará esta medida será en el de Cortegada, cuyos 17 escolares serán trasladados a Ribadavia.

Esta medida, que afecta en total a 12 centros de primaria de la comunidad que aún impartían estos cursos obligará a los 291 alumnos de estas aulas a recorrer una distancia de hasta 30 kilómetros para desplazarse hasta los centros de secundaria a los que serán derivados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies