El 75% de los gallegos que necesitan ayuda recurre a los abuelos y las mujeres adaptan más su horario para conciliar

Un carrito de bebé
Europa Press - Archivo
Publicado 20/07/2018 17:58:27CET

   Las actividades extraescolares y el servicio de comedor han sido las prestaciones más demandadas

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Tres de cada cuatro hogares gallegos que precisan ayuda para ocuparse del cuidado de los niños mientras sus padres y madres trabajan, recurren a los abuelos que viven fuera de la unidad familiar para atender a los menores.

   Así se desprende de la encuesta estructural a los hogares del Instituto Galego de Estadística (IGE) sobre el cuidado de menores y la conciliación familiar de 2017, en la que se analiza la situación de las viviendas gallegas en las que hay niños a cargo y el tiempo que pasan los menores de 12 años en los centros de educación infantil y los colegios.

   De esta manera, los abuelos se revelan como el pilar sobre el que se apoya el 74,91 por ciento de los hogares que no pueden conciliar su vida familiar y laboral. Esta cifra es muy similar en el periodo vacacional, durante el que el 73,49 por ciento de los padres se apoyan en los abuelos para que se ocupen de los menores.

   Paralelamente, son las mujeres las que flexibilizan más su jornada para adaptarse a la conciliación. De este modo, siete de cada diez mujeres trabajadoras han reducido su jornada laboral para poder atender a sus hijos, un total de 30.150, cantidad que triplica a los hombres que han hecho lo mismo, solo 9.320.

   En este sentido, el colectivo femenino sigue siendo el que más se involucra en el cuidado de los niños, ya que de todas las personas que reducen su tiempo de trabajo para conciliar la vida familiar, las mujeres son un 76,39 por ciento; y los hombres, un 23,61%.

   Sin embargo, las mujeres no solo se acogen a la reducción de la jornada, sino que también son mayoría a la hora de ayudar a sus hijos con los deberes, acompañarlos al parque, jugar con ellos o compartir actividades, tareas en las están presente más del 90 por ciento de las madres, frente al 80% de los padres.

ACTIVIDADES Y COMEDOR

   El conjunto de actividades lectivas y no lectivas ocuparon en 2017 más de 32 horas semanales a los menores gallegos de entre 3 y 12 años. Por ejemplo, dentro de los centros, las actividades extraescolares y el servicio de comedor han sido las prestaciones más demandadas, con una asistencia de 4 de cada 10 niños matriculados.

   En este sentido, es destacable el hecho de que cada vez más escolares entre 0 y 12 años asisten a este tipo de actividades no lectivas. De hecho, en 2017 lo hicieron un 72% de ellos, mientras que en 2012 el porcentaje se reduce al 70,42%.

   En correlación con esta mayor asistencia, los datos del IGE también señalan que la tendencia de menores matriculados en el primer ciclo de educación infantil es ascendente y en 2017 el 49% de los menores entre 0 y 3 años asistieron a un centro escolar, mientras que en 2012 lo hicieron el 43% de ellos.

Contador